Ankara. Uno o varios individuos dispararon contra la Embajada de Estados Unidos en Ankara sin causar víctimas, informaron las autoridades turcas.

Hacia las 5:30 de la mañana, se efectuaron seis disparos contra legación estadounidense, indicó la gobernación de Ankara, que añadió que tres balas impactaron en la puerta de hierro y en el muro exterior. “No hay víctimas”, agregó.

La policía turca detuvo a un sospechoso en relación con el ataque, informó la agencia estatal Anadolu, sin aportar más detalles.

En una garita de seguridad de la Embajada se veía claramente un impacto de bala.

“Podemos confirmar que un incidente de seguridad tuvo lugar esta mañana”, declaró David Gainer, vocero de la Embajada de Estados Unidos, que también confirmó que no se produjo ningún herido.

El incidente tuvo lugar en un momento de fuerte tensión en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

Debido a la detención durante 18 meses y luego detención domiciliaria de un pastor estadounidense, Washington, que exige su libertad, impuso sanciones contra Ankara, que replicó de inmediato.

“El ataque contra la Embajada de Estados Unidos es una provocación evidente”, reaccionó Ömer Celik, exministro de Asuntos europeos, y ahora vocero del Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, en el poder).

Turquía impugnó ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) los aranceles estadounidenses sobre el acero y el aluminio, en un documento distribuido este lunes entre los miembros de la OMC. Los aranceles impuestos por Trump provocaron una fuerte caída de la lira turca.

Antes de la fiesta musulmana del sacrificio, el presidente Recep Tayyip Erdogan divulgó este lunes un comunicado. “No hay ninguna diferencia entre los ataques contra nuestra economía y los que tienen como objetivo nuestra bandera o nuestro llamado a la oración”, afirma.

“Los que piensan que pueden hacernos ceder con las cotizaciones de las divisas verán pronto su error”, añade, prueba de que las tensiones siguen siendo importantes.