Barcelona. Alrededor de 1 millón de independentistas se manifestaron este martes en Barcelona con motivo de la Diada, la fiesta “nacional” catalana, en una demostración de fuerza y capacidad de movilización a un año del fallido intento de secesión de España.

En una coreografía ideada por los organizadores, la marea de gente quedó en silencio durante unos minutos y justo a las 17 horas con 14 minutos, en conmemoración de la toma de Barcelona en 1714 por las tropas borbónicas que suprimieron la autonomía de la región, estallaron en gritos de “independencia”.

En medio de banderas independentistas, la “ola” de ruido generada en ese momento “derribó” un muro al inicio de la manifestación que ocupó 6 kilómetros de la avenida Diagonal, simbolizando los obstáculos superados hacia un Estado soberano.

La policía municipal de Barcelona indicó en Twitter que “alrededor de 1 millón de personas” participaron, el mismo número que en la Diada del 2017, aunque inferior al pico de 1.8 millones de personas registrado el 11 de septiembre del 2014.

El presidente catalán Joaquim Torra dijo que “hoy empieza la marcha” en referencia a la nueva ruta de conmemoraciones a lo largo del año. El 1 de octubre, por ejemplo, se cumple un año del referéndum de secesión.

Sorprendente declaración

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, preferiría que el juez Pablo Llarena hubiese permitido a los políticos catalanes esperar en libertad el juicio por rebelión, en lugar de hacerlo en la cárcel, sometidos a prisión preventiva.

“Yo, personalmente, si usted me pregunta mi opinión personal, yo hubiese preferido que el juez considerase otras medidas de precaución para evitar la fuga (...) que no fuese la prisión incondicional”, ha asegurado Borrell en Estrasburgo, donde esta semana se celebra sesión plenaria en la sede del Parlamento Europeo.

“Políticamente hubiese sido mejor otra clase de medidas (...) ¿Hay riesgo de fuga o no hay riesgo de fuga? Hombre, ha habido gente que se ha fugado (...) El juez tiene que tomar medidas, pero yo no soy quién para decir qué medidas tiene que tomar (...) ¿Sería mejor otra cosa? Sí, pero vamos a dejar que los jueces trabajen”, dijo.