Washington. Estados Unidos inculpó al presidente venezolano, Nicolás Maduro, por “narcoterrorismo” y ofreció hasta 15 millones de dólares por información que permita su arresto, en una escalada en los esfuerzos del gobierno de Donald Trump por sacar del poder a quien considera un dictador.

Además de Maduro, el Departamento de Justicia reveló cargos contra el número dos del oficialismo, Diosdado Cabello; el vicepresidente encargado de Economía, Tareck El Aissami; el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; así como contra los militares retirados Hugo Carvajal, exjefe de la inteligencia militar, y Clíver Alcalá Cordones.

También acusó a dos líderes de la extinta guerrilla comunista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC): Iván Márquez, cuyo verdadero nombre es Luciano Marín, jefe negociador de los rebeldes en las conversaciones que desembocaron en el acuerdo de paz del 2016, y a Jesús Santrich, llamado realmente Seuxis Paucias Hernández, también negociador en los diálogos de La Habana y exalto mando guerrillero.

Los cargos por participar en una “conspiración narcoterrorista” conllevan una sentencia mínima obligatoria de 20 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

Maduro es acusado de “haber participado en una asociación criminal que involucra a una organización terrorista extremadamente violenta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en un esfuerzo por inundar Estados Unidos de cocaína”, declaró el fiscal general Bill Barr en una videoconferencia.

Barr acusó a Maduro y a su entorno de conspirar “durante más de 20 años” con las FARC para el tráfico de drogas a Estados Unidos. Dijo que entre 200 y 250 toneladas de cocaína fueron enviadas al amparo del gobierno venezolano.

“Cocaína como un arma”

Los funcionarios estadounidenses señalaron a Maduro como líder de la organización narcotracante Cártel de los Soles, que según dijeron involucraba a políticos de alto rango y miembros del ejército y el poder judicial venezolanos.

Según documentos judiciales, la entonces guerrilla de las FARC y el Cártel de los Soles enviaron cocaína procesada desde Venezuela a Estados Unidos a través de puntos de transbordo en el Caribe y países de América Central, como Honduras.

“Maduro usó muy deliberadamente la cocaína como un arma”, dijo el fiscal federal Geoffrey Berman.

“El pueblo venezolano merece un gobierno transparente, responsable y representativo que atienda las necesidades del pueblo y que no traicione la confianza del pueblo al condonar o emplear a funcionarios públicos que se dediquen al tráfico ilícito de narcóticos”, dijo Pompeo.

Y añadió el compromiso de EU para “ayudar al pueblo venezolano a restaurar su democracia a través de elecciones presidenciales libres y justas”.

Datos de contexto

• Entre 200 y 250 toneladas de cocaína fueron enviadas a EU bajo el amparo de Maduro.

• EU ofrece US10 millones por la captura de Cabello, Tareck, y Padrino.

• Iván Márquez y Jesús Santrich, de las FARC, también fueron acusados de terroristas.