Washington. El actual gobierno de EU quizá difunda próximamente al menos parte de un capítulo secreto de 28 páginas de una investigación del Congreso sobre los atentados del 11 de septiembre del 2001 que podría aclarar los posibles vínculos saudíes con los atacantes.

Los documentos están resguardados en un salón en el sótano del Capitolio y contienen información de una investigación legislativa sobre fuentes específicas de apoyo extranjero a algunos de los atacantes del 11 de septiembre .

Bob Graham, copresidente de esa comisión bipartidista, y otros, aseguran que en los documentos hay sospechas que apuntan hacia los saudíes. La posible difusión de los contenidos tendría lugar en momentos de tensión en las relaciones entre Estados Unidos y su aliado de antaño, Arabia Saudí.

Tim Roemer, que fue miembro tanto de la comisión investigadora conjunta del Congreso como de la Comisión del 11 de Septiembre, dijo que había (...) evidencia sobre los secuestradores, sobre las personas con las que se reunieron, todo tipo de cosas distintas que se encomendó revisar e investigar a la Comisión del 11 de Septiembre , afirmó el exlegislador demócrata.

Quince de los 19 secuestradores eran de Arabia Saudita. El gobierno saudí afirma que se le ha acusado equivocada y excesivamente de complicidad en los atentados, señala que combate a los extremistas y trabaja para suprimirles sus vías de financiación.

Sin embargo, Riad ha dicho desde hace mucho tiempo que daría la bienvenida a que se difunda el contenido de las 28 páginas porque nos permitiría responder a cualquier señalamiento de una manera clara y creíble .