De octubre a junio pasado, el gobierno de Estados Unidos arrestó a más de un millón de personas que se introdujeron de manera ilegal a su territorio por la frontera con México.

De acuerdo con estadísticas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), citadas por axios.com en junio se estableció el récord más alto de detenciones de los últimos 20 años, cuando fueron asegurados 188,800 migrantes.

La última vez que la Patrulla Fronteriza realizó más de un millón de arrestos en un año fiscal fue en 2006.

El incremento en el número de detenciones se explica, en parte, porque muchas personas que son deportadas por la frontera con México vuelven a intentarlo.

Los cruces repetidos han sido impulsados por el uso continuo de una orden de salud pública de la era Trump, llamada Título 42, para devolver inmediatamente a los que cruzan la frontera a México, dijeron expertos.

Funcionarios de Aduanas y Protección de Fronteras de ese país comentaron en un comunicado que los funcionarios fronterizos se han encontrado con 455,000 individuos este año fiscal, menos que en el mismo momento en 2019.

Asimismo, 34% de las personas encontradas el mes pasado habían intentado cruzar al menos una vez más en el año pasado.

La mayoría de los cruces siguen siendo adultos solteros, la mayoría de los cuales están sujetos al Título 42.

Axios destacó que la administración de Biden ha estado bajo presión para poner fin al uso de la política y está considerando hacerlo las próximas semanas. La administración dejó de aplicar la regla a los niños no acompañados y ha permitido que otros migrantes vulnerables reciban excepciones humanitarias.

El número de niños no acompañados atrapados intentando cruzar en junio se redujo en comparación con marzo y abril de este año, pero el número sigue siendo más alto que en cualquier otro mes registrado de cualquier otro año.

También destacó que el gobierno ha luchado para manejar la afluencia de niños, miles de los cuales a principios de este año se vieron obligados a esperar en instalaciones de la patrulla fronteriza no aptas para menores durante más de las 72 horas legales.

Desde entonces, la agencia a cargo de su cuidado ha establecido varios refugios temporales para albergar a más niños, y ha acelerado el ritmo de entregarlos a familiares u otros patrocinadores en territorio estadounidenses.

Pese a ello, la cantidad de niños bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza ha aumentado a más de 1,000.

Los migrantes provenientes de países distintos a México, Guatemala, Honduras y El Salvador aumentaron una vez más el mes pasado.

diego.badillo@eleconomista.mx

rrg