La Comisión Europea (CE) afirmó que este año no habrá grandes perturbaciones en el tráfico aéreo, en un intento por tranquilizar a los viajeros de la Unión Europea (UE) respecto a la erupción del volcán islandés Grimsvoetn.

Hace un año, más de ocho millones de pasajeros aéreos quedaron bloqueados en la UE, cuando la erupción de otro volcán islandés, el Eyjafjallajokull, forzó el cierre generalizado de los aeropuertos, pero esta ocasión las cosas son diferentes , apuntó la CE.

Un año después, hemos sacado las lecciones. Europa ahora está equipada para responder (a la situación) de una manera gradual y no generalizada, lo que debe evitar un cierre total de nuestro espacio aéreo , aseguró el comisario europeo de Transportes, Siim Kallas.

Pese a que dependemos en parte de las condiciones meteorológicas y del patrón de dispersión de las cenizas, no prevemos un cierre generalizado del espacio aéreo y las perturbaciones prolongadas que vivimos el año pasado , agregó.

La CE reunió el lunes y martes a su comité de crisis para el sector aéreo y emitió recomendaciones a los gobiernos nacionales y a las aerolíneas sobre cómo responder a la situación.

Kallas señaló no obstante que la decisión de cerrar o no un espacio aéreo corresponde a las autoridades de cada país.

Las cenizas volcánicas siguen siendo un riesgo real para la seguridad en la aviación. Estamos ante una semana muy desafiadora para los pasajeros y las aerolíneas , admitió.

La CE y la presidencia de turno europea, ejercida por Hungría, no descartan convocar una reunión extraordinaria de ministros de Transportes de la UE si fuera necesario, agregó el comisario.

La erupción del volcán más activo de Islandia el sábado ha forzado el cierre del espacio aéreo de ese país desde el domingo, cuando el humo emitido alcanzaba una altura de entre ocho y 12 kilómetros.

Esta erupción está siendo considerada la más violenta del último siglo.

RDS