Los bebés que nacen de mamás creyentes de cristo ayudan, actualmente, a dicha fe a mantener su estatus de la fe más extendida a nivel mundial, pero un estudio del centro de investigaciones Pew encontró que en menos de 20 años los nacimientos de bebés musulmanes sobrepasarán ligeramente a los que creen en cristo en número.

El islam es la religión que registra una proyección de más amplio crecimiento y, que según los datos de Pew, se espera que tenga 232 millones de nacimientos en el periodo de 2055 y 2060, a diferencia de los que se identifican con Cristo, que se espera tengan 226 millones de nacimientos en el mismo periodo de cinco años.

LISTA: 5 características de la generación alpha

Las muestras de esta expansión poblacional se notaban desde el 2010 con un incremento del 31% de bebés que nacieron alrededor del mundo. En ese mismo periodo la población de adeptos de Cristo también experimentaron un crecimiento pero menos significativo lo que marcó el inicio de una tendencia que parece no se revertirá.

Aunque se espera que la población de los creyentes de cristo aumenten en la región sub-sahariana, para el resto del mundo, la historia es un tanto diferente en el resto del mundo, donde en años recientes, han tenido una proporción grande de muertes en el mundo (37%) - en gran parte debido a la edad relativamente avanzada de las poblaciones que profesan esta fe en algunos lugares. Esto es especialmente cierto en Europa, donde el número de muertes ya se estima que supera el número de nacimientos entre los cristianos.

En contraste con esta explosión demográfica de hijos de madres musulmanas, las personas que no se identifican con ninguna religión están experimentando una tendencia muy diferente. Mientras que las personas religiosas no afiliadas constituyen actualmente el 16% de la población mundial, sólo el 10% de los recién nacidos en el mundo entre 2010 y 2015 nacieron de madres no afiliadas a ninguna religión. Esta escasez de recién nacidos entre los no afiliados ayuda a explicar por qué se proyecta que los que no tienen afiliación religiosa (incluidas las personas que se consideran ateos o agnósticos, así como aquellas que no tienen una religión particular) declinarán como proporción de la población mundial en las próximas décadas. Entre el 2055 y el 2060, sólo el 9% de todos los bebés nacerán de mujeres sin afiliación religiosa, mientras que más de siete de cada diez nacerán, ya sea musulmanes (36%) o cristianos (35%).

En números totales, los creyentes de cristo eran el grupo religioso más grande del mundo en el 2015, con casi un tercio (31%) de los 7,300 millones de habitantes de la Tierra. Los musulmanes ocupaban el segundo lugar, con 1,800 millones de personas, el 24% de la población mundial, seguidos por los que no reportan fe religiosa (16%), hindús (15%) y budistas (7%). Los adherentes de las religiones populares, los judíos y los miembros de otras religiones representan una proporción mucho menor de la gente del mundo.

ARTÍCULO: Para ti, ¿qué es ser mexicano?

Entre el 2015 y el 2060, se espera un aumento poblacional en el mundo del 32%, o 9,600 millones de personas. Durante ese período, se prevé aumento de musulmanes, el grupo religioso con la población más joven y mayor fertilidad, en un 70 por ciento. Se prevé que el número de cristianos aumente en un 34%, ligeramente más rápido que la población mundial en general, aunque mucho más lento que los musulmanes.

Como resultado, según las proyecciones del Centro de Investigación Pew, para el 2060, el recuento de musulmanes (3,000 millones, o 31% de la población) estará cerca del recuento cristiano (3,100 millones, o 32 por ciento). A excepción de los musulmanes y los que creen en cristo, todas las principales religiones del mundo proyectan un porcentaje menor de la población mundial en el 2060.

En todo el mundo, se prevé que el número de hindús aumente 27%, de 1,100 millones a 1,400 millones, con un retraso en el ritmo de crecimiento de la población. Se espera que los judíos, el grupo religioso más pequeño del estudio, crezcan 15%, de 14.3 millones en 2015 a 16.4 millones en todo el mundo en 2060.

Se proyecta que la población religiosamente no afiliada se contraerá como porcentaje de la población mundial, aunque aumentará modestamente en número absoluto. En 2015, hubo algo menos de 1.2 billones de ateos, agnósticos y personas que no se identificaron con ninguna religión en particular en todo el mundo. Para 2060, la población no afiliada se espera que llegue a 1.200 millones. Pero como proporción de todas las personas en el mundo, se prevé que los "nones" religiosos disminuirán de 16% de la población total en 2015 a 13% en 2060.