Beirut. El esfuerzo diplomático sin precedentes que busca poner fin a la guerra civil en Siria sufrió un duro golpe tras el anuncio del principal grupo de oposición sobre la cancelación de su participación en las conversaciones de paz recién renovadas en Ginebra.

El Alto Comité de Negociaciones (HNC) informó al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, la decisión de retirarse de las negociaciones. La delegación de la oposición se quedaría en la ciudad de Suiza, dijeron sus miembros, pero sólo para las discusiones informales.

La medida es un revés para los meses de intensas conversaciones diplomáticas particularmente entre Estados Unidos y Rusia que tenían el objetivo de llegar a un acuerdo que ponga fin al conflicto en Siria, el cual ha matado a más de 250,000 personas, desplazado a millones de personas y permitido el desarrollo de grupos extremistas.

En declaraciones sobre el retroceso, Mistura dijo que aún hay una brecha entre las delegaciones del gobierno y la oposición sobre el destino del presidente sirio Bashar al-Assad. La oposición exige su destitución como sea necesario para una transición política, pero los funcionarios públicos rechazan tal hecho.

Otra de las razones clave para el retroceso de las negociaciones es el aparente colapso parcial de un alto el fuego, que Moscú y Washington habían apoyado muy a pesar de que las potencias siguen divididas sobre el conflicto. Rusia ha intervenido militarmente en Siria contra las fuerzas rebeldes para reforzar a su aliado al- Assad; mientras que Estados Unidos ha ayudado a armar y financiar a los opositores.

El lunes, las fuerzas rebeldes lanzaron ataques intensos contra posiciones del gobierno en al menos dos frentes en el noroeste de Siria. Las ofensivas rebeldes fueron en respuesta a las agresiones de las fuerzas progubernamentales que han ido en aumento, en particular cerca de la ciudad de Alepo. Los ataques en y alrededor de la ciudad han sido dirigidos por milicianos chiíes de Irán, Líbano e Irak, así como otros aliados de al- Assad que han recibido el apoyo aéreo de operaciones de Rusia, según autoridades estadounidenses.

Representantes del HNC, presionados por los aliados rebeldes, expresan que es cada vez más difícil continuar las negociaciones en medio de frecuentes violaciones de la tregua por parte de las fuerzas gubernamentales.