Washington. Aquí le presentamos a Bob Dudley, el pozo humano de alivio.

Criado en Mississippi, Dudley ha sido exhibido por toda la costa del Golfo de México, la Casa Blanca y los principales medios de comunicación como la nueva imagen de la lucha de BP por contener el enorme daño que el derrame petrolero ha desencadenado en las costas estadounidenses, por no mencionar la reputación de la empresa.

Una semana después de que el CEO de BP, Tony Hayward, tuvo que soportar el regaño de los legisladores en la Cámara Baja, y después ganó los titulares al irse de regata en su yate, Dudley entró de lleno a la tarea de acelerar planes para la integración de una unidad independiente dedicada a reparar el medio ambiente del Golfo.

Pero serán necesarios más que el porte tranquilo y acento estadounidense de Dudley para limpiar la imagen de BP, ennegrecida por los incesantes videos del petróleo saliendo a borbotones en el Golfo, el creciente daño ambiental, y los gruesos legajos de documentos incriminatorios en relación a la plataforma que ocasionó el derrame.

Hasta Dudley se da cuenta de ello. Podemos entender por qué el país está enojado con BP , dijo recientemente a un grupo de reporteros.

Agregó: Hasta que podamos sellar el pozo, creo que hay un lapso en donde va a ser muy difícil restaurar la imagen de BP .

Por ahora, la misión de Dudley es más concreta. Desde la explosión del 20 de abril, cientos de empleados de BP han sido comisionados al Golfo para ayudar en diversas tareas, desde consultoría hasta formas concretas de sellar el pozo y coordinar tareas de limpieza.

Ahora BP quiere que muchos de ellos se regresen a sus bases, y se ha dado a la tarea de contratar personal externo que podría estar mejor calificado para manejar una labor de limpieza.

Arreglar desastres no es una de nuestras principales competencias , dice Dudley.

Dijo que espera poder contratar a James Lee Witt, quien fue Director de la Agencia Federal de Control de Emergencias en el mandato del Presidente Clinton.

Nuestra intención es restaurar el Golfo a como estaba antes de que esto ocurriera , dice. Muchos ambientalistas dicen que se trata de una tarea que sencillamente no resulta posible.

Dudley reportará directamente a Hayward, quien regresa a hacerse cargo de las demás operaciones de la empresa tras haberle dedicado más de dos meses al asunto del derrame. BP es una gran organización global, y hoy necesita orientación , comenta Dudley.

En los próximos días, Hayward viajará a Rusia, donde BP tiene una coinversión, aunque se especula que podría reunirse con los principales ejecutivos del gigante energético Gaz­prom, del cual se ha dicho que tiene interés por adquirir BP, cuyo valor de mercado ha caído en 100,000 millones de dólares desde que se inició la crisis del Golfo.