La explosión de un coche bomba causó la muerte de más de 20 personas e hirió a 80 el jueves en la ciudad iraquí de Hilla, dijeron fuentes médicas y policiales, mientras Irak está en alerta por posibles ataques como represalia por la muerte de Osama bin Laden.

El Ejército y la policía de Irak han estado en alerta desde que fuerzas estadounidenses dieron muerte a balazos al líder de Al Qaeda, y funcionarios dijeron que recibieron información de inteligencia de que el ala iraquí del grupo suní podría llevar a cabo ataques como venganza.

Un atacante suicida embistió con su coche la entrada de una comisaría de policía en Hilla, una ciudad predominantemente chií a 100 kilómetros al sur de Bagdad, a las 06.40 hora local (0340 GMT), durante un cambio de guardia y en momentos en que los oficiales de policía estaban afuera del edificio, señalaron las fuentes.

"Más de 20 personas murieron y 80 resultaron heridas. Hay cuatro desaparecidos. Todos ellos son de la policía porque la explosión ocurrió en una de las principales comisarías", dijo a Reuters el vice gobernador de la provincia de Babil, Sadeq al-Muhanna.

Muhanna indicó que un experto policial había determinado que el atacante utilizó explosivo plástico C-4.

"Pese a que es muy rápido para apuntar a un grupo por la responsabilidad, los ataques suicidas con explosivos son mayormente desarrollados por Al Qaeda y esperamos que (Al Qaeda) esté detrás de la explosión. Lo dijimos antes y lo repetimos, Al Qaeda no desaparecerá con la muerte de su líder", remarcó.

Una fuente de un hospital en Hilla dijo que la explosión dejó 25 muertos y 83 heridos. Las autoridades iraquíes dan a menudo informaciones contradictorias sobre las víctimas.

Irak se ha convertido en un campo de batalla para Al Qaeda desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 que derrocó a Saddam Hussein.

Todos los meses se producen decenas de ataques con bombas y de otros tipos, pese a que funcionarios locales y de Washington dicen que el poder de Al Qaeda ha disminuido notablemente en el país los últimos años.

"Estos eventos ocurren a diario en Irak y nada pudo probar que haya tenido algo que ver con la muerte de bin Laden. Estos son eventos cotidianos en Irak. Fallas en la seguridad, estamos acostumbrados", dijo una fuente del Ministerio del Interior.

DOCH