Washington. Jim Acosta, reportero de la CNN publicó en un nuevo libro que su relación con el presidente Donald Trump comenzó relativamente cordial, pero pronto se revirtió habiendo denuncias de por medio que derivaron en amenazas de muerte de parte de los seguidores del mandatario.

The Enemy of the People: A Dangerous Time to Tell the Truth in America son las memorias de Acosta sobre la cobertura de Trump. El periodista relata una llamada telefónica de la entonces asistente de la Casa Blanca, Hope Hicks, después de la primera conferencia de prensa completa de Trump como presidente en febrero del 2017. Acosta había interrogado a Trump.

“Solo quería hacerle saber que hablé con el presidente y él quiere que usted sepa que hoy, se comportó como un profesional”, le dijo Hicks, según Acosta. “Jim lo entiende”, habría dicho Trump.

Hope Hicks lo había confundido especialmente porque Trump lo había llamado a él y a CNN “fake news” en encuentros anteriores (Hicks no quiso hacer comentarios.)

Esa fue la última ocasión que desde la Casa Blanca le dedicaran palabras elogiosas a Acosta, un personaje que encarna al demonio esbozado por Trump sobre The New York Times.

Acosta reveló que guardias de seguridad lo siguen regularmente cuando cubre los mítines de Trump (CNN solicitó previamente a los reporteros que no revelaran este tipo de detalles en las notas de prensa).

Mientras Acosta recibía amenazas de muerte durante los días previos a las elecciones intermedias del 2018, el periodista consultó al FBI sobre la conveniencia de usar un chaleco antibalas.

Acosta escribió en su libro que “no dormía mucho durante esos días”.

Así son los actuales tiempos.