En los próximos días, el Senado de Estados Unidos buscará anular el veto presidencial sobre un proyecto de ley que permitía a los familiares de las víctimas de los atentados del 11-S demandar a Arabia Saudita, según Mitch McConnell, un portavoz de la mayoría republicana en el Senado.

El viernes pasado, Obama vetó el proyecto de ley que permitía demandar al gobierno de Arabia Saudita en tribunales estadounidenses por los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, pues argumentó que sentaría un precedente peligroso.

La administración presionó fuertemente contra el proyecto de ley, argumentando que si otros países actúan recíprocamente, funcionarios diplomáticos y militares podrían ser demandados en el extranjero por acciones diplomáticas y militares, tales como las guerras en Afganistán e Irak.

Los partidarios del proyecto creen que tienen los votos en el Senado y en la Cámara de Representantes para anular el veto; sin embargo, recientemente algunos legisladores han hablado sobre sus dudas acerca de la legislación, que se aprobó en el Congreso sin oposición, e instaron a sus compañeros a respaldar la acción del presidente. Si el voto a favor del proyecto de ley resulta ser exitoso en el Senado, se espera que la Cámara de Representantes vote días después.

Debemos proteger a la gente , dijo el representante Adam Smith, principal demócrata del Comité de Servicios Armados de la Cámara, a través de una carta dirigida a los demócratas. Tomando este camino vamos a terminar haciendo más daño que bien a Estados Unidos .

Mientras representantes de la Casa Blanca se han reunido con miembros del Congreso; Arabia Saudita, que sostiene que es injustamente señalado y que no tenía ninguna conexión con los terroristas que llevaron a cabo los ataques, ha intensificado sus esfuerzos de presión, incluyendo la contratación de cuatro nuevas empresas en las últimas semanas.