Los arrestos transfronterizos de ejecutivos de alto perfil no ocurren a menudo, por lo que el arresto en Canadá de Meng Wanzhou, jefa de Finanzas del gigante de telecomunicaciones chino Huawei, tras una solicitud del gobierno de Estados Unidos, podría agravar las ya difíciles relaciones comerciales entre los gobiernos de Washington y Pekín, manifestaron abogados y expertos en comercio.

Wanzhou, hija del fundador del gigante de telecomunicaciones, fue detenida en Vancouver, Canadá, mientras hacía un transbordo entre aviones el pasado primero de diciembre y ahora podría enfrentar una solicitud de extradición. Es probable que la noticia ocasione que ejecutivos estadounidenses desconfíen de visitar China próximamente, preocupados por arrestos en represalia, dijeron algunos expertos.

China y Estados Unidos viven un momento de tensiones comerciales con el establecimiento recíproco de aranceles a cientos de productos, lo que podría tener un impacto imposible de medir para las dos más grandes economías del planeta. A esto se suman los temores de que China esté espiando a Estados Unidos usando tecnología desarrollada por Huawei.

El gobierno estadounidense ha sospechado durante mucho tiempo que Huawei, un importante fabricante de teléfonos inteligentes, mantiene vínculos con los líderes comunistas de China.

La Embajada de China en Ottawa emitió también un comunicado donde establece que Meng Wanzhou no ha violado ninguna ley canadiense o estadounidense.

Este viernes la ejecutiva tendrá una audiencia en corte donde posiblemente se establecerá una fianza.