Cuando la noche se convirtió en día, y el día en noche, el aire en Fort McMurray, Alberta, quedó lleno de humo. La lucha por apagar el enorme incendio forestal, que creció rápidamente desde el fin de semana, ha provocado la evacuación obligatoria de la ciudad canadiense que cuenta con 80,000 residentes. La provincia de Alberta declaró estado de emergencia el miércoles.

Es posible que perdamos una gran parte de la ciudad , dijo Scott Long, un funcionario de la agencia de manejo de emergencias de Alberta, a Reuters .

El fuego ya ha devastado varios barrios, entre ellos uno en el que se ha perdido 80% de los hogares. Se estima que 1,600 estructuras han sido destruidas, detallaron autoridades.

El gobierno de Alberta también informó el jueves que más de 1,110 bomberos, 145 helicópteros, 138 piezas de equipo pesado y 22 aviones cisterna están tratando de apagar 49 incendios forestales, de los cuales siete están fuera de control. Chad Morrison, funcionario de prevención de incendios forestales de Alberta, dijo que el incendio forestal creció rápidamente, alimentado por ráfagas de viento. Agregó que las autoridades esperaban que siguiera creciendo pero lejos de la comunidad.

Las comunidades de Anzac, Gregoire Lake Estates y Fort McMurray First Nation, una reserva indígena, fueron desalojadas durante la noche después de que las llamas avanzaron hacia el sur. Hasta el momento no ha habido heridos ni muertos, pero las autoridades de Alberta ya declararon estado de emergencia.

El primer ministro Justin Trudeau hizo un llamado a todos los canadienses para apoyar a nuestros amigos y vecinos en este momento difícil , diciendo que el gobierno federal entregará donativos individuales a la Cruz Roja.

Horas antes, Rachel Notley, primera ministra de Alberta, dijo que se ha evitado que las llamas lleguen al centro de la ciudad, gracias a esfuerzos sobrehumanos de los bomberos.

Unas temperaturas más altas de lo habitual para la temporada, combinadas con condiciones secas, han transformado el bosque boreal en gran parte de Alberta en un barril de pólvora. Fort McMurray está en el centro de la región de arenas bituminosas de Canadá. Las arenas petrolíferas de Alberta son la tercera reserva más grande de petróleo en el mundo atrás de Arabia Saudí y Venezuela.

Las llamas están dejando inquietantes imágenes de camiones calcinados, casas carbonizadas y postes de teléfono quemados por completo, con cables colgando, como pequeñas cruces de madera.