Si su contrato de arrendamiento está por expirar y piensa renovarlo, existen algunos puntos que debe considerar, como los derechos y obligaciones del arrendador y el arrendatario, así como como otros factores relacionados con el alquiler de la vivienda.

De acuerdo con el portal inmobiliario Propiedades.com, previo a la renovación de este documento es necesario revisar que tanto el dueño como el inquilino hayan respetado las cláusulas, el pago puntual de la renta y servicios; así como las buenas condiciones del inmueble.

Otro factor que se debe tomar en cuenta es el precio del mantenimiento y el nuevo contrato debe estipular si la cuota incrementó o no. También, si al inquilino o al dueño le corresponde cubrir ese monto.

Por lo general, el contrato de arrendamiento es por un año, en ese sentido, hay que verificar que sea por ese mismo plazo. En caso de que alguna de ambas partes decida darlo por terminando anticipadamente, es importante que avisen con antelación sus motivos y fechas. De lo contrario ambos incumplirán lo acordado.

La plataforma señaló que el precio de la renta aumenta anualmente, por lo que este ajuste debe ser realista y prudente. Por ello, cuando su casero incremente el precio de la renta, debe ser de acuerdo con la inflación.

Como parte de las obligaciones del arrendador, éste debe estar al corriente en el pago del Predial, Conocer los vicios ocultos del inmueble y pagar los daños o reparaciones que a él o ella le correspondan, previamente estipulados en el contrato.

Antes de firmar la renovación, es necesario leer las cláusulas, ya que alguna podría cambiar. Debe verificar que el contrato diga el monto, plazo y lugar de pago del alquiler.

finanzas.personales@eleconomista.mx