El próximo miércoles inicia el mes septiembre y con ello una de las campañas de previsión más importantes del país: “Septiembre, Mes del Testamento”, la cual tiene como objetivo garantizar la última voluntad de las personas de una manera legal.

Entre los objetivos de la campaña nacional destaca el de familiarizar a la población con este tipo de trámites y la importancia que éstos tienen para los suyos, así como una reducción en el costo del trámite.

En este sentido, la Secretaría de Gobernación (Segob) y el Colegio Nacional del Notariado Mexicano cuentan con un convenio en el que a nivel nacional las notarías públicas del país ofrecen hasta 50% de descuento en el costo del testamento.

Es importante destacar que el costo del testamento universal no es el mismo en todos los estados del país, y su precio va de los 1,300 hasta los 2,300 pesos y en casos como en el de la Ciudad de México el costo del testamento para personas adultas mayores es de 560 pesos.

De acuerdo con la secretaría, el costo puede elevarse si existe un legado patrimonial.

“Durante la campaña, los notarios y notarias de todo el país extienden sus horarios de atención, brindan asesoría jurídica gratuita en materia testamentaria a las personas y reducen los costos del testamento para facilitar y fomentar su otorgamiento”, detalló la Segob.

Además es importante que contemple todas las situaciones: no dejar un testamento también implica un gasto para los suyos que, de no tratarse de la manera correcta, podría ocasionar problemas.

“Al hacer un testamento, ordenamos nuestros documentos, heredando no sólo bienes sino también tranquilidad a nuestros seres queridos. Evitamos gastos mayores, pérdida de tiempo y problemas en las familias. Si existe un testamento no hay necesidad de pasar por un juicio sucesorio intestamentario que es caro, tedioso y largo”, expresó la dependencia

Al momento de hacer su testamento es posible que aún no conciba ciertos bienes para hacer su testamento, pero ese factor no es un problema.

“No es necesario, salvo que el testador quiera dejar algún bien en especial a alguien, eso es a lo que llamamos legado. En ese caso, habrá que mencionar al notario la ubicación exacta del inmueble o identificar con precisión el inmueble de que se trate, así como el nombre completo de la persona a la que se le otorgará después del fallecimiento del testador”, agregó la Segob.

La prevención como mejor herramienta

“No herede problemas” es quizá la frase popular más utilizada para invitar a las personas a realizar su testamento, pero ¿qué pasaría si no llega a hacerlo? No todo está perdido, pero no es lo ideal.

En México, algunas entidades permiten realizar un testamento a partir de los 16 años, y entre sus ventajas radica el hecho de que el documento es revocable y podrá modificarlo.

“En el supuesto de no dejarse un testamento, la ley establece quiénes serían los herederos y en qué proporción. Esta situación puede provocar que la familia del difunto enfrente gastos elevados, pérdida de tiempo y en ocasiones conflictos entre aquellas personas que consideren tener derecho a recibir los bienes, pues tendría que tramitarse un juicio sucesorio ante el juzgado de lo familiar para determinar el reconocimiento de herederos que en muchas ocasiones puede no coincidir con la voluntad de la persona que falleció y que no formuló testamento alguno”, comentó la Segob.

finanzas.personales@eleconomista.mx