¿En qué se parece Dominique Strauss-Kahn y Jesús Corona? En días pasados, el desafortunado incidente que obligó a la renuncia del Director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, y el tremendo golpe que propinó el portero del equipo de futbol del Cruz Azul, Jesús Corona, en una gresca que lo hizo quedar fuera de la Selección Nacional, nos recordaron el concepto de inteligencia emocional.

Sus errores bien pueden ser capitalizados como experiencias por los participantes del mercado accionario. Decía Tito Livio, historiador romano: No des la felicidad de muchos años por el riesgo de una hora , en este caso, de unos pocos minutos.

Dar clic en la infografía para verla más grande.

Con sus respectivas proporciones, ambos personajes perdieron mucho en un breve momento. Lamentablemente estas conductas irracionales resultan recurrentes entre individuos menos conocidos que anteponen reacciones inmediatas antes de razonar y analizar. Al final, todos ellos terminan igual: lamentando una acción irracional.

Inteligencia emocional: mucho se ha escrito de este concepto (consultar anexo en eleconomista.mx). Estudios especializados demuestran que las personas exitosas en general no son las que necesariamente cuentan con un coeficiente intelectual (Intelligence Quotient -IQ-) elevado, sino las que son emocionalmente más inteligentes, es decir, las que actúan de mejor manera. Una forma fácil de entender y aplicar dicho concepto es procurando que nuestras acciones y respuestas verbales sean antecedidas siempre por un razonamiento, evitando así que el segundo suceda después de la acción o la palabra (el razonamiento se convierte en arrepentimiento).

En la Bolsa... prioridad al riesgo: el concepto estratégico que hemos venido proponiendo desde hace muchos años para un participante en la Bolsa es entender esta alternativa a un plazo largo y en un sentido patrimonial, esto es, no relacionar su potencial beneficio con un importe mensual o a una tasa de interés anual, sino en proyectos patrimoniales como: jubilación a temprana edad, negocio independiente, educación de hijos, compra de casa, etcétera.

Dar clic en la infografía para verla más grande.

La inteligencia emocional en la Bolsa la entendemos como el proceso disciplinado de la metodología que usted haya decidido llevar a cabo en función de su perfil de inversionista.

Institucionalmente promovemos una metodología orientada a disminuir el riesgo de esta inversión en las fases de: 1) selección de emisoras; 2) diversificación inteligente de un portafolio; y 3) mejores momentos de participación.

Esto no significa que el rendimiento no sea importante sino que lo entendemos como consecuencia de un buen manejo del riesgo.

SOBRE LA INVERSIÓN PATRIMONIAL

La tabla (consultar en eleconomista.mx) recuerda el rendimiento observado por distintas alternativas de inversión durante diferentes periodos. Para una mejor comparación, decidimos evitar porcentajes que pueden confundir, y mejor expresar en importe nominal el saldo final de una inversión original de 100,000 pesos.

Dar clic en la infografía para verla más grande.

Ejemplo de interpretación: en los últimos 18 años (de 1993 hasta el 2010), una inversión de 100,000 pesos en el IPC acumuló un saldo final de 2 millones 191,083 pesos. En el mismo plazo, una inversión en la Bolsa de EU -Dow Jones- (con el efecto de tipo de cambio) acumuló 1 millón 391,603 dólares, el oro 1 millón 693,686 dólares, el petróleo 1 millón 844,299 dólares y los Cetes (28d) 1 millón 344,710 dólares.

La tabla no incorpora los resultados de ninguna estrategia particular, sólo el resultado del IPC. Es importante identificar que el resultado no corresponde a un periodo que pudiera considerarse atípicamente favorable.

Los ciclos en el mercado han originado varios años con minusvalías (1981, 1982, 1994, 1998, 2000, 2002 y 2008) y sin embargo, el rendimiento a mayor plazo ha sido siempre el mejor en el mercado accionario.

La tercera columna de la tabla recuerda la variación nominal de IPC en cada año. Usted se preguntará por qué con estos resultados existen tan pocos inversionistas en la Bolsa Mexicana de Valores. La respuesta es sencilla: falta de conocimiento y de información sobre las realidades de este mercado.

*El autor es Director General Adjunto de Análisis y Estrategia de Ixe Grupo Financiero. Su Twitter es: @CarlosPonce_Ixe