Los servicios de empeño, también conocidos como prendarios, son una alternativa de financiamiento rápida en la cual dejamos un bien a cambio de efectivo, con la alternativa de poder recuperar el objeto pagando la cantidad prestada más una tasa de interés.

Estos servicios son particularmente requeridos en estas fechas, ya que según datos de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre), los empeños aumentan 10% para afrontar los gastos derivados del regreso a clases.

En este sentido, Nacional Monte de Piedad emitió una serie de recomendaciones para llevar a cabo la solicitud de estos préstamos, específicamente cuando se tiene la duda del momento en que se debería acudir a los empeños.

1. Cuando quiere dinero al contado. Aunque el dinero electrónico es muy útil, la institución considera que todavía existen ocasiones en que es bueno contar con efectivo.

“Tener dinero físico es una gran seguridad y, en general, es el uso más común para diferentes tipos de negocios, en donde el uso de tarjetas no siempre está disponible”, refiere en un comunicado.

Entre los beneficios de contar con efectivo, destacó que no se cobran recargos por el uso de tarjetas de crédito; al viajar, no en todos lados aceptan tarjetas; puede haber descuentos por pagar en efectivo; está a salvo de cualquier falla tecnológica, y el efectivo siempre es la mejor opción para diversos comercios, compras informales o en caso de imprevistos.

2. Cuando tiene un mal registro financiero. Son variadas las circunstancias en que un mal registro financiero le puede cerrar la puerta de muchas instituciones bancarias.

“Entre las ventajas más llamativas del empeño, está no tener que lidiar con los bancos y tampoco poner en jaque su futuro; en caso de no poder cumplir con su parte del trato, no habrá ninguna mancha en su registro que le dificulte las cosas la próxima vez”, explica.

3. Cuando necesita el dinero pronto. El empeño permite acceder con inmediatez al dinero en ocasiones en que el tiempo no sobra.

Esto puede ser importante al hacer un viaje, cuando requiere inyectarle liquidez a su negocio, o bien, la compra de un regalo navideño que sabe que no estará ahí mucho tiempo.

4. Cuando cree que puede pagar el préstamo antes del plazo final. Ciertos créditos bancarios penalizan con un recargo al pagar el total antes de la fecha acordada. Sin embargo, algunos sistemas de empeño dan la posibilidad de pagar por adelantado y volver a recuperar los bienes que estaban en su poder.

5. Cuando no tiene un apego emocional con los bienes. A veces un objeto de valor comercial tiene también un lazo emotivo. No obstante, hay objetos de valor con los que no nos identificamos emocionalmente. En dichos casos, es mejor aprovechar su potencial para conseguir un préstamo rápido.