El 10 de mayo en México es un día especial, porque celebramos a las mujeres que nos dieron la vida. Es un día de gran movimiento, sobre todo de tipo comercial; compramos chocolates, flores, ropa y algunos hasta joyas. En fin, todos ganamos al celebrar este día: los hijos nos sentimos satisfechos porque tenemos oportunidad de agradecer a nuestras madres, y las mamás se sienten queridas por sus hijos y, por supuesto, los comerciantes también se ven beneficiados.

Sin duda, debemos celebrar a las mamás mexicanas; sin embargo, no basta con tener un día al año para recordarles lo mucho que las queremos y hacerles ver que nos preocupamos por ellas. De acuerdo con el Inegi, del total de la población en México, 51.7% son mujeres (63.5 millones). Y entre las mujeres de 15 años y más, siete de cada 10 son madres. Si bien estas cifras muestran que hay más mujeres que hombres, hay algo que preocupa en gran medida: la tasa de informalidad en las mujeres es de 57.7 por ciento.

Esto resulta preocupante si le sumamos que muchas de las mujeres que son madres se ven forzadas a dejar su trabajo para ocuparse de sus hijos o de los quehaceres en el hogar. Es preocupante, porque ellas no podrán tener una pensión en la vejez por la falta de semanas de cotización. La fluctuación entre los sectores formal e informal así como los periodos de trabajo remunerado y sin remuneración es mayor en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

De acuerdo con la Encuesta Ahorro y Futuro: Trabajadores Formales e Informales, de la Amafore, 15.8% de mujeres que actualmente trabaja en el mercado formal no piensa dejar de trabajar cuando llegue a la edad de 65 años, versus 29.8% de las mujeres que trabaja en el mercado informal.

La misma encuesta revela que existe una mayor incertidumbre de recibir una pensión entre las mujeres que laboran en el mercado informal que las que laboran en el mercado formal; 66% de las mujeres en el mercado informal cree que no tendrá una pensión cuando se retire, versus 14% de las mujeres en el sector formal.

Los esfuerzos que se han hecho para generar conciencia en materia del ahorro para el retiro parecen rendir frutos.

Se ha logrado generar mayor conciencia entre las mujeres mexicanas, pues en esta encuesta observamos que 37% de las mujeres que ahorra indica que lo hace porque les preocupa su futuro, en tanto 30% lo hace por sus hijos. En retrospectiva, observamos que ahora son cada vez menos las mujeres, especialmente las madres, que esperan que sus hijos las ayuden económicamente en la vejez.

La encuesta Ahorro y Futuro: ¿Cómo Piensan los Mexicanos?, realizada en el 2011 por la Amafore, revela que 37% de las mujeres piensa que los hijos tienen la obligación moral de mantener a sus padres cuando ellos ya no trabajan. Por el contrario, en la última encuesta, 20% de las mujeres dijo estar de acuerdo en que no les preocupa su futuro porque sus hijos las ayudarán en la vejez. Estos resultados indican que cada vez más las mujeres se están preocupando por su propio futuro, en particular por la vejez, y no están dejando esa responsabilidad a sus hijos.

Como hijos, nos gustaría que nuestras madres se dediquen a descansar y vivir un retiro feliz. Por eso, apoyemos e incentivemos a las madres que aún están en edad laboral a que se desarrollen profesionalmente en el sector formal.

Ser un trabajador en el sector formal trae mayores beneficios que trabajar en el sector informal, entre ellos, vivir un retiro digno. Pero también, ayudemos a planear con anticipación su retiro incentivando el ahorro. Recuerda: ¡mamá merece lo mejor!

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org