La vida laboral está repleta de momentos de drama, estrés y decepción, incluso en los trabajos que nos gustan y además de eso enfrentamos una nueva amenaza: la automatización de los procesos laborales. Esta creciente incertidumbre en el entorno del trabajo, es cada vez más, una realidad más palpable.

NOTICIA: Sólo 25% de las empresas conocen las competencias para el futuro del trabajo

Según un estudio del Foro Económico Mundial sobre empleos del futuro, para el 2020 casi cinco millones de empleos se perderán en detrimento de los seres humanos y en favor de las máquinas. Aunque en el mismo periodo, estos avances tecnológicos crearán 2.1 millones de nuevos empleos, aunque esto también implique que las nuevas ofertas laborales serán en áreas más especializadas. En este sentido, se requerirán habilidades diferentes para los puestos de trabajo y las empresas y los gobiernos de todo el mundo deberán enfrentarse a la tarea de volver a entrenar a los empleados en el manejo de crisis.

Para resolver los problemas que pueden generar habilidades que dejarán de estar vigentes en el ámbito laboral, los avances en la ciencia de la conducta muestran cómo tener más control sobre las situaciones del día a día de la vida laboral en el presente. Estas habilidades seguirán vigentes cuando la automatización nos alcance.

NOTICIA: Ingenieros, sin sobresalir dentro de los profesionistas ocupados en el país

Estas son 7 tácticas recomendadas por la ciencia del comportamiento, según el Foro Económico Mundial, para levantar el ánimo, agudizar la mente y rellenar la energía cada vez que se necesite.

1.Poner más atención a los "filtros"

Según el Foro Económico Mundial, el cerebro solo puede procesar conscientemente cierta cantidad de información a la vez, por lo que casi en automático filtra información sin estar consciente de que se dejó de lado información importante. Desafortunadamente, la información filtrada tiene relación con el estado de ánimo, por lo que se recomienda hacer algunas pausas cuando se reciba información para hacer la selección de información de manera consciente y preguntarse qué es lo que realmente importa más, para enfocar ahí la atención.

2.Ser amable con los demás para ser amable consigo mismo

Según la recomendación del Foro Económico Mundial, hacer un bien por otra persona parece contrario al ánimo de alguien que se siente cansado, pero ser generoso y amable con otras personas aumenta instantáneamente los sentimientos de bienestar para las personas involucradas. Si estás cansado, podrías hacer algo agradable por alguien más, sin importar quién o que la acción sea pequeña. Decir un cumplido o ayudar a alguien más podrían ser buenas opciones para sentirse bien consigo mismo y el mundo en general.

3.Adoptar una mente de aprendizaje

A todos los cerebros les gusta aprender cosas nuevas y nos ayuda a percibir una sensación de recompensa. Es importante hacerse una pregunta antes de realizar alguna actividad complicada: ¿Qué puedo aprender de esto? Esta pregunta puede ayudar a observar la situación desde otra perspectiva y tal vez se podrá disfrutar la experiencia mucho más, según explicó el Foro Económico mundial.

4.Mantener la calma por distanciamiento

Está comprobado científicamente que cuando nos enfrentamos a una situación estresante hay menos actividad en nuestra corteza pre frontal, la parte de nuestro cerebro que es responsable del razonamiento complejo. En estas situaciones estamos más propensos a decir cosas no tan inteligentes bajo presión. Pero se puede reducir los niveles de estrés al momento, intentando algo llamado "distanciamiento", es decir, tratar de mirar la situación con la mayor distancia posible. Por ejemplo, se puede pensar la situación como si ya hubiera pasado tiempo o tratar de ver la situación desde la perspectiva de otra persona. El distanciamiento hace que sea más fácil tomar decisiones inteligentes, según el Foro Económico Mundial.

5.Manejar la incertidumbre ampliando las certezas

Las experiencias negativas golpean más fuerte cuando están aparecen junto con incertidumbre de lo que está pasando. Un buen antídoto contra estas situaciones implica en volver a centrarse en las cosas que sabemos y en lo que controlamos. Imaginemos que el 10% de la situación no es la ideal y el 90% está bajo control, entonces al enfocarse en las acciones que se pueden lleva acabo con la certeza de poder predecir el resultado. Esta técnica inclusive puede ayudar en circunstancias donde la incertidumbre es drástica, como en combates o desastres naturales, por lo que la apuesta segura puede ayudar a navegar por lo inesperado en un entorno laboral.

6.Recordar el "por qué" personal

El saber qué se hace y por qué se hace ha demostrado que aumenta la capacidad de recuperación emocional. En algunas ocasiones, los empleados pueden sentirse desconectados del propósito de las cosas que hacemos, sobre todo si el propósito del trabajo ha sido creado por otra persona y fue impuesto. Antes de enfrentarse a una tarea tediosa, el Foro Económico Mundial sugiere hacerse algunas preguntas reflexivas con las que se busque reflexionar el sentido de lo que se va a realizar. Unos momentos de reflexión general pueden hacer que incluso las tareas más aburridas obtengan sentido, sugiere el Foro Económico Mundial.

7.Evaluar el efecto clímax-desenlace

Según el Foro Económico Mundial, al evaluar una experiencia se tiende solo a utilizar un promedio entre el clímax (el momento más intenso) de la situación y el desenlace de la misma, en lugar de evaluar cada momento. La sugerencia en este caso sería terminar el día con un balance positivo de la jornada. Para lograrlo, se puede hacer una revisión de las cosas buenas que sucedieron durante el día. No obstante que el día haya traído triunfos minúsculos, este momento de reflexión crea un impulso permanente a la forma en que se evalúa el día en nuestras mentes. Según el Foro Económico Mundial, este es un truco muy poderoso, debido a que nuestros recuerdos se convierten en la manera de ver la vida en general.