Gustavo Rojo Plascencia, presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES), afirmó que la decisión de Estados Unidos de imponer cuotas compensatorias de 17.65% a las importaciones de tomates originarias de México ha provocado un clima de incertidumbre para la entidad, principal productor nacional, ya que su economía podría resultar afectada ante la vulnerabilidad de uno de sus sectores pilares.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció que a partir del martes 7 de mayo se eliminaba la aplicación del Acuerdo de Suspensión a la Investigación Antidumping a las Exportaciones Mexicanas de Tomate, que había prevalecido desde 1996.

Es decir, los exportadores de tomate mexicano se enfrentan al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5%, el cual debe cubrirse como garantía para poder realizar sus ventas hacia Estados Unidos. La decisión surgió a partir de una petición de los productores de Florida, ya que el tomate mexicano se vendía más barato que el estadounidense.

“Los productores sinaloenses se encuentran preocupados ante este oscuro panorama, ya que en caso de que no se llegue a un acuerdo habrá despidos, las finanzas de la entidad se verán afectadas, además de que habrá familias con grandes problemas económicos”, explicó Rojo Plascencia a El Economista.

Manifestó que la entidad sinaloense tendrá que pagar más de 70 millones de dólares por el impuesto, por lo mismo, los productores al no poder hacer frente a este pago tendrán que reducir su volumen de exportación y también recortar personal. Agregó que los 85,000 empleos directos que genera la industria del tomate sinaloense se verán afectados.

“Habrá despidos porque los pequeños y medianos exportadores se verán imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera, habrá despidos y muchas familias de Sinaloa se verán en una situación difícil, también la economía estatal estará lastimada, habrá menos dinero y desempleo, las finanzas del estado se verán dañadas, los agricultores en estado somos una pieza fundamental para que la entidad avance”, enunció.

Por el otro lado, señaló el presidente de CAADES, los consumidores de Estados Unidos se enfrentarán a un incremento significativo de los precios del tomate, “el producto mexicano tendrá un costo más alto y no llegará la misma cantidad.

“Claro que nos afecta, estamos preocupados por este tema y ocupados, anualmente producimos 937,000 toneladas, de ellas exportamos 300,000 toneladas. El valor de la producción de Sinaloa es de 400 millones de dólares”, dijo.

Incertidumbre

Gustavo Rojo puntualizó que por ahora este cobro no afecta a Sinaloa, ya que el ciclo de cosecha está a punto de terminar y se logró exportar 80% de los tomates antes de que Estados Unidos imponga cuotas compensatorias: “Lo que preocupa es el 2020.

“Afortunadamente vamos de salida, estamos cerrando la cosecha de tomate, Baja California y Sonora son los estados más afectados, ya que sus cosechas van a penas de salida. Lo que nos preocupa sería el siguiente ciclo, en octubre empezamos a cultivar y en diciembre a cosechar”, indicó.

Señaló que desde el 6 de febrero, el Departamento de Comercio de Estados Unidos avisó al gobierno de México su intención de salirse del pacto bilateral, por lo mismo, se comenzó una estrategia por parte de Sinaloa para llegar a un nuevo acuerdo.

“Desde que las autoridades de Estados Unidos y el gobierno federal nos avisaron comenzamos a dialogar, creemos que podemos llegar a un acuerdo, hay esperanza, pero necesitamos apoyo”, dijo.

“El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, ha estado al pendiente de los agricultores y tenemos una delegación en Estados Unidos”, señaló.

El dirigente de las asociaciones agrícolas del estado de Sinaloa reconoció que en caso de que el arancel prevalezca, se tendrán que hacer modificaciones a la producción del tomate y buscar nuevos mercados: “Buscar un nuevo mercado requerirá tiempo y por ende, la producción disminuirá.

“Lo que queremos es llegar a un buen acuerdo con Estados Unidos para poder empezar a planear nuestro siguiente ciclo, de lo contrario, el año que sigue (2020) será muy difícil”, refirió.

Importancia

México es el principal proveedor a nivel mundial de jitomate con una participación en el mercado internacional de más de 25% del valor de las exportaciones, de acuerdo con información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

En promedio anual, el jitomate mexicano cubre alrededor de 90% de las importaciones de Estados Unidos y 65% de Canadá.

A nivel nacional, al cierre de marzo de este año, en el ciclo otoño-invierno, la producción obtenida de tomate rojo en el país ascendió a 739,689 toneladas, cifra de la cual, 75.2% pertenece a Sinaloa; le siguieron Baja California Sur (6.3%) y Sonora (3.6 por ciento).

Por valor anual de producción del tomate rojo, los mayores montos son para Sinaloa (15.7% del total nacional), San Luis Potosí (13.2%), Baja California (9.5%), Zacatecas (7.9%) y Jalisco (6.9 por ciento).

estados@eleconomista.mx