La extensión del decreto en Puebla hasta el 25 de enero, con el que restaurantes seguirán solo dando servicio a domicilio, provocará “la muerte” de la mayoría de los negocios, pues no resistirán más, pues apenas registran ventas del 5%, lo que “es insuficiente” para sobrevivir. 

Así lo aseguró la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Puebla, Olga Méndez Juárez, quien dijo que antes del anuncio del gobernador Miguel Barbosa Huerta de extender el decreto, esperaban que su recuperación comenzara por el día 11, cuando ya podrían dar servicio en mesas. 

Sin embargo, no ha pasado y las ventas están entre el 5 y 8%, lo cual hace imposible salir adelante para enfrentar todos los gastos fijos. 

Además, Méndez Juárez sostuvo que extender el decreto provocará la pérdida de 86,000 empleos directos en el sector restaurantero.