Autoridades capitalinas reabrieron el tramo de Tasqueña a Estadio Azteca del Tren Ligero, luego de que durante seis meses se efectuaran trabajos de rehabilitación en las vías y estaciones, como parte de la estrategia de movilidad integrada.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que el principal objetivo es lograr hacer un sistema integrado de transporte público.

En ese sentido, la mandataria capitalina expuso que para desarrollar esta estrategia de integración también se tiene que apostar por las mejoras y remodelaciones de los diversos medios de transporte existente.

“No podemos hablar de mejorar tiempos de traslado, de disminuir inclusive el tránsito vehicular privado, si no mejoramos, ampliamos y modernizamos el transporte público de la ciudad y ése es el principal objetivo en términos de movilidad”, acotó.

Ante ello, precisó que con la primera etapa de rehabilitación de las vías y estaciones del Tren Ligero se espera que aumente el flujo de pasajeros; antes de las reparaciones se trasladaban 100,000 personas diariamente, pero se calcula que con las mejoras ascienda a 150,000.

El director general del Sistema de Transportes Eléctricos, Guillermo Calderón Aguilera, sostuvo que se efectuaron estudios topográficos para llevar a cabo el desmontaje de las vías anteriores, así como la demolición de las estructuras de concreto.

Especificaciones

Precisó que el tramo de Tasqueña a Estadio Azteca está compuesto por 5.5 kilómetros, así como de 23 kilómetros de rieles, que se tuvieron que invertir 300 millones pesos para mejorarlos; mientras que para las estaciones se destinaron otros 10 millones.

“Se hizo la nivelación de la vía, tenía deformaciones ondulatorias, asentamientos irregulares y algunas curvas no adecuadas, se cambiaron 23 kilómetros de rieles, 16,400 durmientes, 65,000 fijaciones, se usaron más de 17,000 metros cúbicos de balasto, hay siete juegos de cambio nuevo y cinco juegos de cambio se renovaron en su totalidad. Posterior a eso, se hicieron las pruebas de gálibo para que no hubiera ninguna interferencia en el recorrido ya en operación del tren; pruebas preoperativas y hoy hemos llegado al día de restablecer el servicio”, explicó.

Cabe señalar que la empresa encargada de las obras fue Comsa Infraestructuras, la cual obtuvo el contrato mediante una licitación restringida; la inversión original era de 245 millones de pesos.

El funcionario indicó en que las vías no habían sido cambiadas desde hace 100 años, y por lo mismo los vehículos del Tren Ligero cada año debían bajar más su velocidad. “Recordemos el estado que guardaba la vía presentaba una situación crítica, lo que nos obligaba a mantener velocidades muy bajas, incluso inferiores a los 20 kilómetros por hora”, aseguró.

Afirmó que con la rehabilitación de este tramo se prevé una reducción del tiempo de 50%, pasando de ocho a cuatro minutos.

Guillermo Calderón adelantó que para el 2020 se rehabilitará el tramo restante de Estadio Azteca a Xochimilco, que son más de 7 kilómetros.

Expuso que las licitaciones serán a finales de febrero para iniciar obras en Semana Santa y quedarían concluidas en diciembre; el costo ascendería a 530 millones de pesos.

estados@eleconomista.mx