Puebla, Pue. Las bajas ventas y falta de pedidos por la pandemia de Covid-19, tiene en números rojos a 100 de los 360 socios de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), delegación Puebla-Tlaxcala, alertó el presidente Federico Carmona Ocaña.

Indicó que las maquilas poblanas siguen en una difícil situación, al haberse quedado con producción correspondiente a la temporada de primavera-verano, porque tiendas departamentales y de ropa cancelaron pedidos al parar a finales de marzo y abrir el 7 de agosto en Puebla, principalmente.

Comentó que los fabricantes están viendo qué hacer con esa mercancía que ahora deberán colocar como saldos en El Buen Fin, porque las familias están buscando ropa de otoño-invierno, representando esto un problema grave para el centenar de empresas que no pueden reabrir.

Indicó que en la maquila prevén una recuperación económica en diez meses si las cifras de contagios van a la baja en el estado, porque de lo contrario están al borde de cerrar las fábricas.

Ahondó que las empresas del sector se mantienen con una operación de 30 a 40% de su capacidad, con lo cual deben producir para la temporada de otoño-invierno, confiando que las tiendas aumenten pedidos para lo que resta del año.

Sigue producción de cubrebocas

Carmona Ocaña dijo que, para paliar la actual crisis económica generada por la pandemia, continúan produciendo cubrebocas, batas y otros accesorios para el sector salud y venta al público, ya que son bajos los pedidos de ropa de temporada.

Sin embargo, insistió, hay mercancía que está en almacén y los clientes no la quieren porque en aparadores tienen lo de temporada actual y a pesar de las bajas ventas no van a cambiar esa estrategia de mercado.

Comentó que El Buen Fin puede significar “un respiro” para las maquiladoras poblanas, pero depende de que las tiendas aumenten sus pedidos en ropa de invierno y, que a menos de un mes de llevarse a cabo esa campaña de promociones y descuentos, aún no ven mayor demanda.

Dijo que las empresas necesitan aumentar la producción porque se viene el cierre de año con el pago de aguinaldos, lo cual deben cumplir por ley, ya que junto con la industria textil generan alrededor de 40,000 empleos directos aún cuando se viva un entorno de crisis, donde los menos culpables son los propios trabajadores.