Querétaro, Qro. La determinación del gobierno estadounidense de restringir la exportación de ganado, luego de reclasificar el estatus sanitario en 11 estados del país, inyecta incertidumbre a los proyectos de exportación nacientes de los pequeños productores de la zona serrana.

El Servicio de Inspección Sanitaria de Plantas y Animales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (APHIS-USDA, por sus siglas en inglés) reclasificó la situación zoosanitaria de tuberculosis bovina y brucelosis en las regiones A del país, a partir del 16 de abril, y que afecta a 11 entidades: Baja California, Jalisco, Zacatecas, Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Nayarit, Tabasco, Michoacán, San Luis Potosí y Estado de México. 

Los productores queretanos, aunque no están en el listado de entidades restringidas, se encuentran en incertidumbre de las limitaciones futuras que este tipo de medidas conllevaría para la colocación de su producto en el mercado estadounidense, así como el impacto que la decisión tendría en el mercado local y que generaría una depreciación de productos cárnicos.

En la Sierra Gorda de Querétaro recientemente se creó el Centro de servicios integrales, que busca sumar las capacidades de cría de pequeños productores y generar lotes para la exportación de ganado en pie y con ello elevar los ingresos de los ganaderos de la región; sin embargo, están en vilo ante las acciones que emprenda el gobierno estadounidense, ya que consideran que la restricción en las 11 entidades del país podría ser una alertas de más limitaciones para los productores locales, expuso el presidente de la Unión Ganadera Regional de Querétaro (UGRQ), Alejandro Ugalde Tinoco.

Impacto

En paralelo de entrar en vigor la reclasificación zoosanitaria se corre el riesgo de que caiga el valor comercial del ganado mexicano, estimando que en el caso de Querétaro los precios decrezcan de 25 a 30 por ciento.

“Hay 800,000 productores en el país. En Querétaro estamos a punto de avanzar si pudiéramos exportar desde la zona serrana. Pero hay otro impacto, todos estos estados a los que se les está quitando la acreditación exportaban 100,000 cabezas, va a repercutir en los precios”, apuntó Ugalde Tinoco.

En la zona serrana del estado, donde se gesta el proyecto más reciente para exportar ganado, radican 14,000 productores, 53% del total estatal, que en mayor medida son pequeños ganaderos con menos de 10 unidades animales.

“La estrategia es poder concentrar todos sus animales, al que produce cinco o seis becerritos por año, y poder meter su producción en este centro de acopio, hacer lotes y poder exportar, e incluso, si en este momento no podamos exportar, por lo menos conseguir clientes potenciales que vayan y compren en su totalidad y mejorar sus precios”, declaró.

Para materializar la exportación desde la zona serrana también están a la espera de que autoridades sanitarias de Estados Unidos accedan a venir a México para hacer el proceso de certificación del centro de acopio; sin embargo, la pandemia ha limitado esta fase.

La entidad tiene antecedentes de exportación pecuaria concentradas en el municipio de Ezequiel Montes, donde una empresa cuenta con un rastro Tipo Inspección Federal, con certificado para exportar tanto a Estados Unidos como a Emiratos Árabes.

El Sensica mantiene diálogo con el APHIS-USDA, instancia a la que ha solicitado reconsidere su decisión de reclasificar, sin revisión previa, el estatus zoosanitario de regiones en México.

estados@eleconomista.mx