Es importante que a la hora de integrar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020, se tomen en cuenta los esfuerzos realizados por los gobiernos estatales en materia de transparencia, manejo eficiente de los recursos y que tengan un endeudamiento responsable, afirmó Héctor Salgado Banda, secretario de Finanzas, Inversión y Administración de Guanajuato.

En entrevista con El Economista, el funcionario dijo que lo anterior evitaría el uso de los recursos federales para rescatar estados y municipios que tienen comprometidas sus finanzas públicas, derivado de malas administraciones.

Planteó que, como consecuencia de la disminución de las participaciones y las aportaciones federales, así como la eliminación de algunos fondos del Ramo 23, se prevé una caída real anual de 0.5% en el gasto federalizado de los estados y municipios para el próximo ejercicio fiscal.

Los Ramos 28 (participaciones) y 33 (aportaciones) tienen descensos en términos reales, lo cual dificulta la generación de un presupuesto que cumpla con las necesidades prioritarias para temas de salud, educación, seguridad e inversión, “es decir, deja un menor margen de maniobra a los presupuestos estatales”, indicó

El secretario refirió que en el caso del Ramo 28, se estima una variación negativa de 0.9% real. En el Ramo 33, el descenso es de 0.2%, respecto de lo aprobado en el 2019, ya que seis de los ocho fondos que lo componen presentan bajas, por ejemplo, el de seguridad disminuye 0.3% y el de infraestructura social, 0.5 por ciento.

Destacó que en Guanajuato hay al menos cuatro proyectos estratégicos que deben contar con recursos para su ejecución: la inversión para la refinería de Salamanca, la construcción de la presa El Zapotillo, la construcción de carreteras alimentadoras y el Tren Interurbano.

Salgado Banda señaló que tal como se presentó el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), se enfoca a atender el gasto de programas sociales y no privilegia la inversión pública, “ya que para el 2020, ésta representará únicamente 2.9% del PIB, mientras que en el 2015 representaba 5 por ciento”.

En ese aspecto, criticó la forma en que se han diseñado algunas políticas públicas de carácter social.

“Los programas sociales deben contar con padrones de beneficiados comprobables, reglas de operación y seguimiento de la ejecución del gasto —fiscalización— que permitan evaluar y medir oportunamente los resultados del impacto de los mismos”, señaló.

Además, agregó, es muy importante que el gobierno federal realice la ejecución oportuna del gasto. En Guanajuato, se tiene previsto para el 2019 inversiones en la presa El Zapotillo y en la refinería, “las cuales no se han ejecutado del todo”.

Evaluación

Héctor Salgado aseguró que, a diferencia de años anteriores, el PPEF 2020 está diseñado bajo restricciones considerables. Concretamente, mencionó, bajo crecimiento económico.

“Es necesario evaluar las proyecciones de ingresos presupuestarios, pues la base macroeconómica en la que están fundamentadas está sobreestimada, particularmente en lo relacionado con el crecimiento económico y la plataforma de producción de petróleo”, aseveró.

Destacó que la sobreestimación provoca que la Secretaría de Hacienda utilice el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas para compensar la caída de los ingresos federales y, por ende, las participaciones.

[email protected]