Durante los últimos seis años el gobierno estatal hizo un esfuerzo extraordinario con una inversión histórica para dejar un estado fuerte en infraestructura, afirmó el gobernador, Silvano Aureoles Conejo.

“La visión con la que siempre se ha trabajado en esta administración es la de impulsar y construir obras que beneficien a las michoacanas y los michoacanos”, precisó.

A través de un mensaje que compartió por redes sociales, el mandatario destacó que hace seis años la infraestructura de Michoacán, en todos los rubros, era precaria y tenía una condición de abandono.

Sin embargo, precisó que durante su administración se han consolidado más de 5000 obras en rubros como educación, salud, seguridad, cultura, el esparcimiento o la movilidad.

Estas obras hacen que la entidad sea un ejemplo a nivel nacional, al contar con una red hospitalaria digna y un C5i, reconocido como el complejo más grande de México y Latinoamérica.

“Concluimos el tramo que va de Morelia a Tiripetío de la ciclovía, rescatamos el Teatro Matamoros y se entregarán 11 cuarteles para la estancia y desarrollo de la Policía Michoacán”, añadió.

Enfatizó que hasta el último día de su gobierno se trabajará sin descanso, porque “se tiene la convicción de no dejar una sola obra sin terminar o sin recursos para su conclusión”.

Obras

Por lo que en los siguientes días se inaugurará la ampliación y modernización del Centro de Convenciones de Morelia, el Teatro de la Constitución de 1814 en Apatzingán, la avenida Revolución de Zitácuaro, la modernización del acceso vial en Huetamo, entre otras.

Además de que los trabajos del distribuidor vial de Mil Cumbres presentan un avance del 50% y se prevé que quede listo durante los primeros meses del 2022.

“El distribuidor vial de Mil Cumbres es un proyecto integral que puede concluirse después de terminada mi administración, cuenta con el soporte técnico y financiero para ser concluida en su totalidad”, aseguró.

Añadió que esta obra convertirá una de las zonas más peligrosas y conflictivas del periférico en una vialidad rápida y segura para todos.

Al contar con ciclovías, cruces seguros, espacios definidos para cada tipo de vehículo, dos viaductos elevados, así como un paso y un túnel deprimido, plazoletas arboladas y paradas de camiones nuevas y bien equipadas, que ayudarán al ordenamiento de 51 rutas del transporte público.

“Estoy convencido de que este tipo de obras bien valen la espera, dejaremos un estado fuerte en infraestructura y con grandes obras que quedarán como legado para todas y todos”, concluyó.

estados@eleconomista.mx

rrg