Uno de los grandes desafíos que tendrán los próximos ejecutivos de las entidades será revertir la dinámica de las participaciones (Ramo 28), el mayor componente del gasto federalizado.

A este panorama se suma la dependencia que ostentan las administraciones locales hacia estos recursos, que en total representan más de 40.0% de las transferencias federales a estados y municipios.

Así, alrededor de dos quintas partes de los ingresos totales de las entidades proviene de la Federación. El Ramo 28 forma parte del gasto no programable, por lo que no tiene un destino específico en el gasto, es decir, un ejercicio libre por parte de los gobiernos subnacionales.

El comportamiento de las participaciones, que se compone por 13 fondos, depende de la dinámica de la Recaudación Federal Participable (RFP), que indirectamente se relaciona con la actividad económica y petrolera. Lo anterior significa que para recibir más por este concepto es necesario detonar la economía de las entidades.

Del grupo de los nueve territorios con elecciones el pasado 1 de julio para gubernatura y jefatura de gobierno, sólo Veracruz y Yucatán registran tendencias de aceleración.

El gobierno que encabezará Cuitláhuac García Jiménez, de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), recibió 43,414.4 millones de pesos por participaciones en el 2017, (5.6% del total), 10.3% más que en el 2016, en términos reales, el mayor crecimiento en nueve años.

Para los primeros cinco meses del 2018, la variación anual real fue de 4.3%, frente a una caída de 0.03% en igual periodo del año pasado. Este ascenso derivó de los incrementos en los fondos General, Impuesto sobre la Renta (ISR) e Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas, aunque resalta la disminución en IEPS e Incentivos Económicos.

El año pasado la actividad económica de Veracruz descendió 1.3% anual, que implicará menos recursos del Ramo 28 en este 2018 por el rezago de la variables en las fórmulas de distribución.

Para el gobernador electo de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, de la alianza PAN-Movimiento Ciudadano, la situación es similar al caso veracruzano. Las participaciones de la entidad, en 13,248.9 millones de pesos (1.7% del total nacional) incrementaron 7.2% a tasa anual real en el 2017, el mejor resultado desde el 2013, y entre enero y mayo del 2018, el crecimiento fue de 4.6%, cuando un año antes se mostró un retroceso de 1.3 por ciento.

Lo anterior, como consecuencia de variaciones positivas en los fondos General, ISR, de Fiscalización y de Fomento Municipal; a favor del estado está la sostenibilidad en generación de empleos.

Foco de atención

El foco de atención es para la Ciudad de México y Jalisco, que manejan los mayores recursos del Ramo 28 en el país (en el primer lugar está el Estado de México y en cuarto, Veracruz); en el 2017 recibieron 87,709.9 y 52,679.5 millones de pesos, respectivamente.

En ambas entidades, las participaciones desaceleraron en el 2017 y cayeron en los primeros cinco meses del 2018, como consecuencia de la disminución del Fondo General, el de mayor peso en el Ramo 28.

El Fondo General de Participaciones, que se constituye con 20% de la RFP, atiende criterios recaudatorios y de contribución económica, ponderados por población.

Para la próxima jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, de la coalición Juntos Haremos Historia, los fondos con aumentos fueron principalmente ISR, Incentivos Económicos, IEPS y el Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN), que denota fortaleza en generación de empleo, en consumo interno y en colaboración administrativa de los tributos.

Las tareas pendientes de la capital de México son reactivar la economía mediante la inversión extranjera, lo cual traerá como resultado mayores recursos, así como acelerar el proceso de reconstrucción tras el sismo de septiembre pasado.

Mientras Enrique Alfaro Ramírez, que se desvinculó de Movimiento Ciudadano, recibirá a Jalisco con dinamismo en ISR e ISAN; el objetivo recae en mantener el crecimiento sostenido de la economía estatal.

Pérdida de ritmo

Durante el año pasado, las participaciones en Chiapas (29,742.8 millones de pesos) y en Guanajuato (33,367.3 millones) desaceleraron, aunque obtuvieron aumentos mayores a 4.0% a tasa anual real.

La diferencia entre estas entidades radica en que en el periodo enero-mayo del 2018 el territorio sureño exhibió un incremento de 2.7% y el del Bajío, una disminución de 3.2 por ciento. En el primero, resalta el ascenso en el Fondo General y en ISR; y en el segundo estado, si bien retrocedió el Fondo General, sobresalen los crecimientos en ISR, fiscalización e Incentivos Económicos.

Es importante recordar que el Fondo General representa más de dos terceras partes del Ramo 28, por lo que la dinámica de este rubro definirá el resultado de las participaciones.

La tarea de Rutilio Escandón Cadenas, de la coalición Juntos Haremos Historia, es sacar a Chiapas de la recesión económica y atender los rezagos de los terremotos del noveno mes del año pasado, y para Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, de la alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, será mantener la fortaleza económica de Guanajuato que dejará la administración de Miguel Márquez Márquez.

Mal inicio

Por su parte, el año pasado las participaciones en Puebla (33,576.9 millones de pesos) y Morelos (10,447.3 millones) aceleraron, pero los dos estados registraron caídas en los primeros cinco meses del 2018, de 0.3 y 2.6%, en ese orden.

A Martha Erika Alonso Hidalgo, de la coalición Por Puebla al Frente (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano-entre otros), le heredan un territorio dinamizado por el sector industrial, principalmente por la llegada de Audi; a Cuauhtémoc Blanco Bravo, de Juntos Haremos Historia, una actividad económica con tendencia positiva. La desventaja de ambos será levantar a los estados afectados por el sismo de septiembre.

Tabasco es un caso aparte. En el 2017 las participaciones descendieron 8.5% a tasa anual real, y en el lapso enero-mayo de este año aumentaron 10.0%, aunque en igual lapso del año pasado disminuyeron 5.0%, es decir, la base de comparación, en baja.

La entidad se ubica en recesión por la crisis que vivió el sector petrolero. No obstante, los signos de aliento ya se materializan para el próximo gobernador, Adán Augusto López Hernández, de Juntos Haremos Historia, ya que el Fondo de Extracción de Hidrocarburos, el Derecho Adicional sobre la Extracción de Petróleo y el Fondo General mostraron variaciones positivas en los primeros cinco meses del 2018, derivado, principalmente, de la recuperación de los precios internacionales del crudo.

Mínimos

El otro gran problema que enfrentarán los nuevos mandatarios en materia de finanzas estatales es la dependencia hacia los recursos federales.

La capital del país es la gran excepción, debido a que 50.8% de sus ingresos totales corresponde a propios, de acuerdo con la Ley de Ingresos para este ejercicio fiscal.

A la Ciudad de México le siguen Yucatán con 17.1%, Jalisco con 16.9% y Guanajuato con 10.2 por ciento.

En los últimos lugares se posicionan Chiapas (4.4%), Morelos (6.6%) y Veracruz (8.6 por ciento).

En cuanto a participaciones, la relación respecto a ingresos totales supera el umbral de 40% en Puebla, Morelos, Guanajuato, Jalisco y Tabasco.

Sobre las aportaciones, recursos para combatir rezagos, Chiapas ostenta el mayor porcentaje de contribución, de 47.9% de sus ingresos totales.