Puebla, Pue. A la Iniciativa Privada le preocupa que en los municipios de Palmar de Bravo, Tecamachalco, Acatzingo, Quecholac y Tepeaca, los cuales conforman el Triángulo Rojo de Puebla, los pobladores estén pasando de la formalidad a la informalidad con la venta de combustible robado.

Carlos Montiel Solana, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), comentó que ese tema ha alcanzado la esfera social de forma grave, ya que en las comunidades están optando por dejar sus negocios como son tiendas, fondas y otro tipo de actividad lícita, para ofrecer gasolina extraída de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que pasan por sus zonas.

Dijo que las personas ven más redituable esa acción ilícita pese al peligro de alguna explosión que puede representar tener ese producto almacenado en sus casas.

Mencionó que los empresarios se han dado cuenta de la ya no clandestinidad con que se venden esas gasolinas robadas, pues a plena luz del día y a pie de carretera cuando se pasa por esos municipios es ofrecida en total impunidad .

Montiel Solana comentó que al ser paso obligado el Triángulo Rojo para ir de Veracruz a México o viceversa, los transportes con mercancías han sido víctimas de intentos de asaltos o de secuestros de los choferes.

Peligro en carreteras

Bajo este contexto, destacó que ya está fuera de control esa zona, la cual ha detonado esos delitos en perjuicio de las empresas que deben usar esas carreteras igual para llevar productos a las localidades, donde se tienen tiendas de conveniencia o de autoservicio.

Ya la piensas dos veces para circular por esas poblaciones, pero no tenemos otras opciones, pues ahí se tienen clientes a los cuales se les debe cumplir, pero las autoridades deben reforzar la seguridad para tratar de aminorar los riesgos , dijo.

El presidente del CCE confió en que el gobierno estatal en coordinación con el Ejército siga vigilando la zona, pero con acciones concretas de acabar con el problema de raíz .

[email protected]