La agencia HR Ratings elevó la calificación crediticia del Estado de México de “HR AA-” a “HR AA+”, derivado de un sólido desempeño de sus finanzas públicas.

De acuerdo con el reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, la revisión al alza obedece a la fortaleza fiscal que mantiene la entidad mexiquense, ya que a pesar del contexto económico adverso y de la contingencia sanitaria, logró un balance primario equilibrado en el 2020, a través de un adecuado control sobre el gasto corriente.

A la par, la entidad liquidó el año pasado su deuda a corto plazo y continuó con un nivel elevado de inversión pública financiada a través de recursos estatales. “El gasto corriente se incrementó 0.4% de forma interanual y continuó con un nivel elevado de inversión pública financiada a través de recursos estatales en el 2020”.

“HR Ratings estimaba para el 2020 un déficit en el balance primario de 1.5%, ya que los Ingresos de Libre Disposición resultaron 4.5% mayores, gracias al desempeño de las participaciones federales, lo que compensó un nivel 0.7% superior en el gasto corriente respecto a lo proyectado anteriormente”, destacó la agencia.

Al respecto, el titular de la Secretaría de Finanzas, Rodrigo Jarque Lira, expuso que el Estado de México ha implementado una política pública basada en el ahorro interno para tener una mejora financiera sostenida.

“En la administración del gobernador Alfredo Del Mazo se han fortalecido las finanzas estatales a través de la aplicación de medidas de austeridad y disciplina presupuestal, con el objeto de administrar los recursos públicos con eficacia, además de mejorar los indicadores del servicio de la deuda”, señaló el secretario.

El funcionario comentó que la agencia reconoció el uso de la tecnología estatal; por ejemplo, se instalaron nuevos mecanismos para efectuar pagos en línea, se estableció un padrón único de contribuyentes y se homologaron las bases de datos.

Otros factores que se tomaron en cuenta, detalló Rodrigo Jarque, es que se dieron subsidios e incentivos a las pequeñas y medianas empresas (pymes), se generaron planes de ahorro para cada ente público y restricciones a partidas presupuestales para asignar y priorizar al sector de salud y a la reactivación económica.

También se disminuyeron los pasivos de ejercicios anteriores con proveedores en 76%, alcanzando cifras mínimas de 0.5% del flujo anual con el que cuenta la Secretaría de Finanzas.

El secretario destacó que el Estado de México es la única entidad federativa del país que ha elevado la calificación de su calidad crediticia en 11 niveles (de “BB-” hasta “AA+”).

“La ubican con el mayor número de incrementos a nivel nacional. De estos incrementos tres se han logrado en esta administración”, ahondó. 

Proyecciones

HR Ratings proyectó que la calificación se podría beneficiar en caso de reportar un superávit superior a 2.0% en el balance primario ajustado a través de un buen dinamismo en los Ingresos de Libre Disposición y el continuar con un desempeño presupuestal sobresaliente.

Sobre los factores que podrían bajar la calificación, sobresale la contratación de mayor deuda a corto plazo. “La calificación tendría un impacto negativo en caso de registrar una deuda a corto plazo que sea superior a 6.5% de la deuda directa ajustada”.

estados@eleconomista.mx