Monterrey, NL. El primer automóvil eléctrico mexicano, de la marca Zacua, ensamblado en la ciudad de Puebla y de edición limitada, se exhibió con gran interés por parte de los asistentes a la expo de Mainforum 2018, que se realizó hace unos días en Cintermex.

Este tipo de autos podría tener un mercado potencial en Nuevo León ya que ocupa el segundo lugar nacional en electrolineras, con 180 estaciones, detrás de Ciudad de México con 384, según datos del Programa de Ahorro de Energía del Sector Eléctrico (PAESE), del mes de julio.

“Más que un auto lo consideramos una propuesta de movilidad para las necesidades urgentes, es un vehículo con características importantes: es mexicano, eléctrico, artesanal, es ensamblado en Puebla por mujeres y es de producción limitada”, comentó a El Economista, Nazareth Black, gerente de ventas.

En el mes de abril de este año, se inauguró la planta automotriz en el Parque Industrial de Puebla 2000 y el gobernador José Antonio Gali Fayad destacó que en su instalación se invirtieron 80 millones de pesos.

Por otra parte, ya salieron al mercado los primeros vehículos de una edición de 100 automóviles, se espera que en 2019 se duplique la producción y en el siguiente año se prevé que se ensamblen 300 unidades.

Nazareth Black, aseguró que ya se entregaron los primeros vehículos, a quienes llaman “tribu fundadora”, pues se les va a monitorear y se llevará una bitácora, para mejorar en la segunda edición.

Diseño

La directiva explicó que Jorge Martínez Ramos, presidente ejecutivo de Zacua y también director general de la Compañía Operadora de Estacionamientos Mexicanos (Copemsa), fue quien tuvo la idea original del vehículo eléctrico en el año 2000.

“Jorge Martínez tiene muchos años de experiencia, está enrolado en temas de movilidad sustentable” y la idea de producir vehículos eléctricos fue para contribuir con el medio ambiente, indicó.

Asimismo, los estacionamientos que administra Copemsa en la Ciudad de México, podrían convertise en electrolineras, donde los autos puedan cargar la batería mientras permanecen estacionados.

 “Como Copemsa tenemos 400 estacionamientos, estamos instalando centros de carga y también se ofrece un centro de carga para que los vehículos puedan cargar en su casa”, detalló Nazareth Black.

La carga de batería se realiza en 8 horas, lo que permite una autonomía de 160 kilómetros y está pensado como un vehículo urbano, pues alcanza una velocidad máxima de 95 kilómetros por hora.

Zacua tiene dos modelos: el hatchback y el coupé, con un precio de 569,000 pesos.