Guadalajara, Jal. La puesta en operación de la Línea 3 del tren ligero parece lejana, pues de los 750 neoprenos o amortiguadores defectuosos que deben ser remplazados por la empresa que los instaló, no se ha sustituido uno solo, además el proyecto requiere 4,000 millones de pesos adicionales para su conclusión.

“Es una obra que está parada, no se ha cambiado un solo neopreno, y se tiene que reactivar para ponerse al servicio de la sociedad”, señaló el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco (CICEJ), Armando Brenez Moreno.

Durante su primer informe de actividades, el presidente del CICEJ manifestó la preocupación que ha mostrado el sector por el estancamiento de la economía al inicio de año y pidió al gobierno federal que destine los recursos necesarios para destrabar el proyecto del tren eléctrico.

“De retrasarse más, no sólo se quedará a deber un compromiso de hace años con la sociedad jalisciense, sino que también la economía en torno a las obras no podrá reactivarse”, subrayó.

Advirtió que, incluso el costo de la obra que pasó de 17,000 millones de pesos en el 2014 cuando iniciaron los trabajos, a 30,000 millones de pesos en la actualidad, “aumentará con el paso del tiempo”.

En noviembre pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) admitió fallas en los neoprenos o amortiguadores que sirven para evitar que las vibraciones al paso del tren dañen las columnas.

Luego de que el entonces gobernador electo, Enrique Alfaro Ramírez, diera a conocer el hecho, la SCT a través de un comunicado informó que había instruido a la empresa contratista (Neoprenos Moldeados) para que remplazara las piezas dañadas, lo que a decir de Armando Brenez, todavía no ha ocurrido.

“De retrasarse más, no sólo se quedará a deber un compromiso de hace años con la sociedad jalisciense”, puntualizó Armando Brenez, al rendir su primer informe de actividades como presidente del CICEJ.

Estimación errónea

La construcción de la Línea 3 del tren ligero comenzó en el año 2014 y la proyección inicial era terminar la obra a principios del 2018.

De los 4,000 millones de pesos faltantes, el Congreso de la Unión sólo etiquetó 1,000 millones de pesos y de los 3,000 millones restantes, la SCT no ha respondido si se dispondrá de ese recurso para terminar la obra.

[email protected]