Monterrey, NL. Al emitir la licitación para la Presa Libertad, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, arrancó de manera formal la construcción de la obra ubicada en Montemorelos, que abastecerá de agua a la Zona Metropolitana de Monterrey, cuya inversión asciende a 5,129 millones de pesos.

Anunció que los trabajos físicos se iniciarían en diciembre para concluirlos en el ejercicio de esta administración.

Comentó que ya se tienen comprometidos 772 millones de pesos, 50% que aportó la Federación y 50% el estado. De esa cifra se van a invertir 250 millones para los estudios de reubicación de las líneas de transmisión eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad y el estudio para el lastrado al gasoducto de Petróleos Mexicanos.

El mandatario confió en que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cumplirá con su palabra y autorizará 1,100 millones de pesos para continuar la construcción de la presa en el 2020.

Dentro de los trabajos preliminares también se contempla la compra de derechos de agua superficiales, el diseño de cortina, caminos de acceso y reubicación de los afectados, por lo que se construirá un fraccionamiento con todos los servicios entre los límites de los ejidos Cañas y El Alto.

El pasado 5 de abril, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) entregó al gobierno del estado el título de concesión de la Cuenca del Río San Fernando hasta por un plazo de 30 años para la construcción de la Presa Libertad.

El subdirector de Administración del Agua de la Conagua, Agustín Félix Villavicencio, detalló que la cesión de aguas es hasta por 50 millones de metros cúbicos y con ello se garantizarían 1,600 litros por segundo para el abasto de agua hasta para 750,000 habitantes de la zona metropolitana.

Importancia

Jaime Rodríguez Calderón recordó que el Fondo Metropolitano del Agua realizó un estudio en el que concluyó que había que cambiar el proyecto de Monterrey VI porque costaba 13,644 millones de pesos y era difícil de traer agua desde el Río Pánuco.

Presumió que en ninguna parte del país se está construyendo otra presa, debido a un “criterio equivocado de la sociedad que considera que construir un embalse significa destruir”.

En la República Mexicana, Jalisco y Tamaulipas encabezan el listado con 7.5% de las  más de 5,100 presas del país, seguidos de Durango. Por el contrario, Baja California, Tabasco, Ciudad de México y Tlaxcala no alcanzan 1.0% y representan las entidades federativas con menor número de presas.

Nuevo León casi alcanza 5% del total, de acuerdo con el estudio La Construcción de Presas en México. Evolución, Situación Actual y Nuevos Enfoques para Dar Viabilidad a la Infraestructura Hídrica, de El Colegio de México.