Guadalajara, Jal. Con todo y tractores “porque el terreno es de uso agrícola”, medio centenar de ejidatarios de El Zapote acudieron de nuevo al predio La Presa, donde la tarde de ayer derribaron la malla ciclónica que instaló el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) el pasado sábado 31 de marzo para resguardar el área.

Aunque la superficie de 50 hectáreas que los comuneros reclaman como suya se encuentra custodiada por policías privados y elementos de la policía federal, éstos no intervinieron.

Previamente, el abogado del ejido, Maximiliano Lomelí Cisneros, exigió al gobierno del estado retirar a los elementos de seguridad pública que resguardan el predio y calificó como un “acto simulado” el hecho de apoyar al Grupo Aeroportuario del Pacífico a enmallar el terreno con el argumento de resguardarlo.

En rueda de prensa, los representantes legales de El Zapote denunciaron que un abogado del despacho legal que representa al GAP se hizo pasar por ejidatario para favorecer la obtención de un amparo por parte del grupo concesionario.

Lomelí Cisneros explicó que el GAP, a través del despacho Illanes y Soto, demandó a un ganadero de nombre David Arturo Esquerra González, “porque sus vacas invadían la pista” del Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

No obstante, el representante legal de los ejidatarios aseguró que Esquerra González no es ganadero ni ejidatario sino abogado y mostró copias de otros juicios donde aparece como compañero de los litigantes de Illanes y Soto.

Mencionó que con esa “simulación de actos jurídicos”, el GAP obtuvo la medida cautelar para evitar que se invada el predio La Presa que los comuneros afirman que es suyo y que, desde 1996 a la fecha, han cultivado permanentemente.

Ante lo que consideran un nuevo “despojo” de terrenos de su propiedad, ahora por parte del Grupo Aeroportuario del Pacífico, ejidatarios de El Zapote realizarán una nueva movilización en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Guadalajara el próximo lunes.

Antecedente

El nuevo litigio inició el pasado sábado 31 de marzo, cuando el grupo concesionario que administra y opera la terminal aérea tapatía cercó con una malla un terreno de 50 hectáreas que es independiente a la superficie por la cual reclaman el pago a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de 307 hectáreas que el gobierno federal les expropió para construir la terminal tapatía.

“Es un despojo, hay flagrancia en los delitos, hay denuncias penales ya en la Fiscalía del Estado, en la Procuraduría General de la República. Las violaciones son muy fuertes y se van a poner quejas en Derechos Humanos y vamos a ir con el fiscal anticorrupción”, denunció en días pasados Lomelí Cisneros.

en propiedad

Por su parte, el GAP negó que haya cometido “despojo” de la superficie de 50 hectáreas en las inmediaciones del aeropuerto.

Esta semana, a través de un comunicado, el grupo aclaró que tiene la legal propiedad de La Presa, mismo que fue comprado para el gobierno federal en 1982 por el Organismo Público Descentralizado, Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

estados@eleconomista.mx