Minas de Barroterán.- El pueblo de Barroterán se volcó al panteón de esta localidad para dar el último adiós al minero Víctor Hugo Silva Santos, rescatado la mañana de este jueves del pozo carbonífero número tres de la empresa minera Binsa.

A unas horas de haber sido rescatado y debido al estado en que se encontró luego de varios días de fallecido, la familia del minero decidió acelerar la ceremonia fúnebre para darle el último adiós, rodeado de sus vecinos, parientes y amigos.

El padre de Víctor Hugo llegó alrededor de las 16:30 horas al templo Pentecostal de esta localidad para despedir a su hijo, luego de que tuvo que viajar desde su residencia en Estados Unidos hasta su pueblo natal.

Pocos arreglos florales, pero un alto sentido de conmoción rodearon el féretro que permaneció cerrado, mientras se llevaban a cabo las diligencias de la ceremonia religiosa, en la que familiares y amigos no pudieron ocultar un incontenible llanto.

A las 18:00 horas partió el cortejo fúnebre desde el templo pintado de azul turquesa hasta el panteón, en un recorrido de aproximadamente 500 metros.

Para las 19:30 horas todo había concluido, los habitantes del pueblo de Barroterán regresaron a sus casas con su luto, en espera de que los compañeros de Víctor Hugo o sus cuerpos sean rescatados de la mina.

APR