Monterrey, NL. La mayoría de los diputados en el Congreso de Nuevo León votaron a favor de la nueva ley de ISSSTELEÓN. Entre los principales cambios, habrá una pensión mínima garantizada de 6,250 pesos y se podrá disponer de cuotas de los trabajadores para el fondeo de las pensiones bajo la ley 1983.

En esta nueva ley se creó la figura de Pensión Garantizada por Jubilación, la cual garantiza a los servidores públicos que adquieran el carácter de jubilado, obtener al menos una pensión equivalente a 2 salarios mínimos con valor al año 2019 (6,250.00 pesos), misma que será actualizada anualmente mediante el INPC.

Y para el financiamiento a las jubilaciones bajo la ley 1983, cabe mencionar que a la entrada en vigor de la Ley 1993, el gobierno del estado asumió el costo de las jubilaciones del personal Ley 1983, el cual consume un alto porcentaje del Presupuesto de Egresos del Estado.

El déficit actuarial del periodo de transición asciende a la cantidad de 114, 447 millones 820,000 pesos y el costo anual seguirá creciendo hasta alcanzar su punto máximo en el 2026.

Y con el fin de ayudar a financiar el costo de las jubilaciones del personal Ley 1983, el Instituto dispondrá de manera temporal y transitoria y con cargo al gobierno del estado, de las cuotas y aportaciones obligatorias del Sistema Certificado para la Jubilación a partir de la entrada en vigor de la ley.

Esto sin que se incluyan los recursos adicionales enterados por el trabajador, ni los que formen parte del fondo para la pensión garantizada.

La diputada Dolores Leal Cantú, quien votó a favor de la nueva Ley, aseguró que durante un año se trabajó con los Sindicatos de Maestros, con trabajadores y funcionaros, y se tomó en cuenta que se debía garantizar el pago a los jubilados bajo la ley de 1983, de lo contrario tendría un impacto en las finanzas.

“Este año el gobierno estatal erogó más de 5,000 millones de pesos, lo que representa el 5% del presupuesto del estado, cifra que llegaría a su pico máximo en 2028”, recalcó.

Destacó que en esta ley se disminuye de 10 a 5 años la cotización para préstamos de vivienda.

 

rrg