Monterrey, NL. La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) Monterrey solicitó a las Secretarías de Salud y de Economía y Trabajo para ampliar los horarios de los restaurantes entre semana y permitir la apertura los fines de semana para lograr sobrevivir a la crisis provocada por el Covid-19.

“Estamos desesperados, siguen los contagios, todos estamos perdiendo dinero, por ello proponemos cerrar los restaurantes lunes y martes y que nos permitan abrir los fines de semana, porque representan 50% de nuestras ventas”, indicó Jorge Moeller Villar, presidente de la Canirac Monterrey.

En contexto, el dirigente comentó que la situación es tan difícil para el sector que desde marzo a la fecha cerraron definitivamente 5,000 restaurantes en el área metropolitana de Monterrey, por ello, algunos grupos de restauranteros propusieron algunas alternativas para no seguir perdiendo ingresos.

Por su parte, César Villarreal Treviño, ex presidente de la cámara, expuso que lo que desean es sobrevivir y generar empleo. Puso el ejemplo de Tamaulipas, donde los negocios que tienen certificación en cuanto a protocolos de “Mesa Segura”, pueden abrir los fines de semana.

A su vez, Miguel Ángel Cantú González, director general de la Corporación para el Desarrollo Turístico de Nuevo León, comentó que se reunirá con los titulares de las Secretarías de Salud y Economía y Trabajo para hacerles llegar las propuestas de los restauranteros y que el principal objetivo sea tener una reactivación económica con un control de contagios.

En ese sentido, Armando Villarreal, secretario Técnico de la Secretaría de Economía y Trabajo explicó que comprenden que el sector restaurantero ha sido golpeado por medidas restrictivas y que se han hecho esfuerzos para tener un mayor grado de apertura.

De marzo al mes de mayo fue la etapa de suspensión de actividades con el propósito de limitar la movilidad y ello provocó que la economía funcionara a 50%; de mayo a junio se buscó controlar los casos de contagios y hacer la reapertura de actividades de manera gradual.

En julio se presentó un aumento en los casos de Covid-19, por lo que se debía cuidar la capacidad hospitalaria y se decidió que los restaurantes cerraran entre semana a las 10 de la noche y permanecieran cerrados los fines de semana, con servicio sólo a domicilio.

Esto se debe a que el semáforo epidemiológico estatal tiene 10 parámetros, “y no podemos seguir avanzando cuando tres o más están en rojo”, como ocurrió en la última semana en que los indicadores de promedio de casos nuevos, tasa de transmisión y promedio de defunciones estuvieron en rojo y se limitó la reapertura de negocios.

[email protected]