Campeche, a diferencia de sus pares norteños, ve en la sequía que ha azotado al país por más de un año una oportunidad de crecer, mediante la atracción de los cultivos de alto consumo hídrico que no han podido ser sembrados en estados como Chihuahua, Coahuila, Sinaloa, Zacatecas, Durango o Sonora, por carecer de precipitaciones.

Para materializar la estrategia, el gobierno estatal buscará atraer inversiones de por lo menos 400 millones de pesos para adaptar infraestructuralmente a la entidad y sembrar en sus tierras maíz, frijol o arroz, adelantó el gobernador de Campeche, Fernando Ortega, durante la presentación del Programa Mundo Maya 2012, realizada en días pasados.

Tenemos los suficientes indicadores para acreditar que Campeche es un estado que puede constituirse como uno de los graneros estratégicos más importantes en materia de producción de alimentos y, sobre todo, para lograr contribuir a la recuperación de la soberanía alimentaria que hemos perdido desde hace muchos años como país , dice.

Reconversión productiva

Como se recordará, el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Francisco Javier Mayorga, dijo que es necesario iniciar una reconversión agrícola, dado que la escasez de precipitaciones en los estados del Bajío y del norte llegaron para quedarse. Así, los sembradíos de mayor consumo de agua: frijol, arroz y maíz, deben situarse en estados sureños –donde se cuenta con tierras y agua disponible-, mientras que los norteños podrían trabajar parcelas con menos requerimientos acuíferos, como sorgo o soya.

Infraestructura, el detalle

Entrevistado por El Economista, el gobernador refiere que lo único que necesita Campeche para empezar a sembrar en cantidades industriales sería infraestructura hidráulica que canalice agua de los varios ríos que bañan al estado hacia las futuras parcelas. Para ello -acota-, la entidad requiere inversiones superiores a los 400 millones de pesos.

Fernando Ortega comenta que el estado trabaja con la Comisión Nacional de Agua y la propia Sagarpa para ir canalizando los recursos, mientras también busca el establecimiento de condiciones que atraigan una mayor inversión privada.

La entidad invirtió 100 millones de pesos para el impulso de sembradíos de alto consumo de agua y 20 millones a estímulos de la producción agrícola, agrega.

Añade que para la entidad resulta de vital importancia desarrollar el campo y comenzar a despegarse de la influencia petrolera.

[email protected]