Puebla, Pue. La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) local previó que el 2020 será complicado al no estar consideradas obras de importancia para Puebla en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), lo que representaría un segundo año consecutivo de baja actividad para el sector.

José Antonio Hernández González, presidente del organismo poblano con 320 socios, llamó a la Federación que evalúe el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, porque cada año van a quedar fuera estados que son importantes para la actividad económica y logística del país como es el caso de Puebla, el cual es paso obligado del sur-sureste al centro.

Mencionó que los 58 millones 445,000 pesos programados para atender un tramo del periférico ecológico en este año y que cruza por seis municipios de la zona metropolitana, es una cantidad que no da para la participación de varios constructores locales cuando se emita la licitación.

 

Hernández González recordó que los primeros cinco meses del presente año fueron complicados para el sector, debido a que con la Federación hubo nula actividad porque estaban acéfalas las delegaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), con las cuales hacen la mayoría de proyectos correspondientes para el estado.

Mientras que con el gobierno estatal pasado, que duró de enero a julio, las primeras obras de este 2019 se empezaron a licitar en marzo, estando pendientes de terminar en estos meses cuatro de las 15 que hubo programadas.

Obra privada da respiro

El presidente de la CMIC local dijo que el 60% de la actividad de los constructores se concentrado en obras privadas, lo que ayudó a paliar el mal arranque de año y que pudiera seguir en el resto del año porque hay escasez de proyectos a nivel estatal y en los municipios.

Recordó que si la Federación hará el Tren Maya, es forzoso que se tome en cuenta a Puebla, porque la actividad que se busque con ese proyecto implicará el traslado de materiales de construcción vía terrestre, siendo paso obligado la entidad.

 

“Los proyectos del Plan Nacional de Desarrollo deben generar efectos colaterales positivos a las entidades y el Tren Maya sería uno de ellos”, apuntó Hernández González. 

Comentó que las decisiones en el PPEF en ocasiones carecen de una justificación real y eso afecta a los constructores que se ven obligados a despedir personal cuando cae la obra pública que es motor de la economía del sector.

El dirigente de la CMIC confió en que no sea la última palabra ese proyecto de presupuesto, ya que de lo contrario volverá a generar un panorama de preocupación a los empresarios del sector que están viviendo tiempos difíciles.