Tijuana, BC. La meta de empresarios y de los tres niveles de gobierno es que el Consorcio Tecnológico de Baja California se proyecte como uno de los más importantes a nivel nacional, toda vez que se inserta en el área metropolitana de los municipios de Tijuana, Tecate y Rosarito, contando con más de 38 empresas aledañas.

El proyecto inició su construcción hace poco más de un año y, actualmente, cuenta con el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial y el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica, instituciones que ofrecen un alto valor agregado a las empresas de todos los sectores industriales.

Jorge Robles, representante del proyecto, menciona que el centro es un espacio de convergencia de aquellos actores involucrados en procesos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación para la industria.

A lo largo de este año -dice-, se han logrado acuerdos con diversos organismos e instituciones locales del sector empresarial, científico, educativo y gubernamental. Próximamente, se establecerá la colaboración con un centro de tecnología de Querétaro.

Uno de sus objetivos principales es incrementar la competitividad de la región, a través de la generación de conocimientos y la creación de empresas innovadoras -indica-, pues con ello se busca detonar industrias como la electrónica, energías alternativas, industria química, médica, metalmecánica y polímeros, por mencionar algunas.

Se trata de un proyecto impulsado por la Iniciativa Privada, a través del Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana y el gobierno de Baja California, que a su vez cuenta con el apoyo del Conacyt.

EMPRESAS PARTICIPANTES

Alrededor del centro se han identificado al menos 38 empresas aledañas, las cuales podrán requerir sus servicio, entre éstas están Samsung, Plastiflex, DJ Orthopedics, Coca-Cola, Comex Platech, Hyundai, Polymex, Smiths, Oceanside Glasstile, Pall Medical, Covidien, por mencionar algunas.

Robles agrega que entre los impactos que ha tenido dicho consorcio se encuentra el posicionamiento de la entidad, particularmente del área metropolitana de Tijuana, Tecate y Rosarito, en el mapa del desarrollo económico basado en la investigación y el conocimiento.

Asimismo, afirma que ha permitido la participación de las micro, pequeñas y medianas empresas en procesos de proveeduría a empresas tractoras o de atención directa al mercado global y de exportación.

Sin duda, se ha fortalecido la infraestructura de investigación en el estado, impulsando el talento bajacaliforniano en el área de desarrollo tecnológico, con el apoyo de las universidades locales .

[email protected]