Querétaro, Qro. Ante la renegociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), la industria local de autopartes mantiene tanto oportunidades de negocios como retos para hacer frente a las nuevas reglas de origen que demandarán una mayor integración de la región de Norteamérica.

En Querétaro radican más de 316 empresas dedicadas a la fabricación de componentes automotrices, siendo uno de los principales polos de proveeduría de autopartes del país.

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albín Santos, expuso que este sector tiene una oportunidad para incrementar el contenido regional, frente a la próxima ratificación del T-MEC en los congresos estadounidense y canadiense.

“Tenemos que estar preparados para poder ofrecer al mercado norteamericano el cumplimiento de las nuevas reglas de operación una vez que entre en vigor el tratado”, indicó.

Con la entrada en vigor del T-MEC y la implementación de las nuevas reglas de origen, que implican pasar de 60 a 75% de la integración, es decir, se restringe de 40 a 25% el porcentaje de integración proveniente de terceros países, señaló el coordinador nacional del Catálogo de Proveedores para la Industria en México (Capim), René Mendoza.

“A partir de enero, que entre en vigor el T-MEC, el contenido regional va a incrementar, hasta 75%, escalando año con año (...) traemos 15% adicional de compras que se van a tener que hacer en México, Estados Unidos o Canadá, sustituyendo las importaciones de terceros países”, abundó.

Al ser México el país de bajo costo de producción es el que más puede verse beneficiado con la integración del contenido regional y la generación de nuevas compras. Dijo que el sector industrial estima que entre finales de octubre e inicios de noviembre se complete la ratificación del T-MEC, previendo que entre en vigor en el 2020.

René Mendoza reconoció que no será sencillo cumplir con los nuevos requerimientos de las reglas de origen; sin embargo, es una tarea en la que deben comenzar a trabajar las firmas nacionales.

A lo largo del 2019, agregó, han aumentado 300% el número de los compradores que buscan insumo nacional, quienes pretenden sustituir proveeduría ante la inminente entrada en vigor del tratado norteamericano.

“Anteriormente, las grandes empresas buscaban proveedores en México porque querían bajar costos, mejorar la logística”, declaró.

Acotó que con la implementación de las nuevas reglas de origen se abren oportunidades de negocio para la proveeduría regional por 28,652 millones de dólares por año de nuevas compras para cumplir con la integración de contenido regional.

El nuevo tratado traerá implicaciones en procesos productivos, los requerimientos nacionales de proveeduría se centran en maquinado, forja, troquelado, fundición, ensamble, tratamientos térmico y superficial, software, sistemas logísticos, entre otros.

Jugador importante

La región Bajío aporta 26% de la capacidad de proveeduría nacional reportada por Capim, acercándose a los niveles de proveeduría de la región norte.

“Eso nos habla de la importancia que se tienen en la región, el consolidar a los estados del Bajío más Jalisco como una fortaleza industrial”, declaró el coordinador nacional.

Ante la necesidad de sustituir importaciones en la industria de autopartes, el sector instalado en Querétaro y en el Bajío serán partícipes del Foro de Negocios T-MEC, el cual proyecta oportunidades de negocio por 3,500 millones de dólares, en requerimientos de fabricantes de equipo original y compañías Tier 2.

En el encuentro participarán compradores de las industrias automotriz aeroespacial, electrónica, eléctrica, médica, maquinaria y equipo. El foro se llevará a cabo el 31 de octubre y 1 de noviembre en la capital de Querétaro.

[email protected]