Puebla, Pue. A pesar de que el viernes Pemex comenzó a surtir Magna y Premium a las gasolineras que presentaban desabasto, los dueños de esos negocios siguen trabajando en dos turnos y no tres como habitualmente lo hacen, con el propósito de que el suministro alcance para todas las gasolineras.

Así lo comenta la presidenta de la Asociación de Gasolineros Unidos de los Estados de Puebla y Tlaxcala, Luz María Jiménez Almazán, quien explica que aún existen 40 expendedores sin alguno de los dos combustibles -Magna o Premium-, pero que sí cuentan con diésel.

Comenta que escucharon a través de las noticias que el director de Pemex Refinación, Miguel Tame Domínguez, se comprometió a que este lunes se regularizará el abasto; sin embargo, no han sido notificados directamente.

Mientras no veamos a las pipas afuera de las estaciones surtiendo, no vamos a trabajar los tres turnos, porque sería peligroso que haya más estaciones en la ciudad sin producto , apunta.

Menciona que también tiene reportes de socios suyos en Oaxaca, Hidalgo, San Luis Potosí y Chiapas con desabasto, pero que el problema no se equipara a lo que ocurre en Puebla.

La asociación que encabeza tiene 1,500 representados, que en la entidad poblana son 300, de los cuales 160 están en la ciudad, y el resto distribuidos en territorio tlaxcalteca y otros ocho estados.

Gobierno y PGR vigilan ductos

Durante una gira por el interior del estado, el gobernador Rafael Moreno Valle comentó que aparte de intervenir como enlace entre los expendedores y Pemex para resolver la situación, se mantiene una vigilancia coordinada con la Procuraduría General de la República (PGR) en el corredor Quecholac-San Martín, donde tienen detectado que ocurren las toman clandestinas.

Sostiene que tanto su gobierno como las autoridades federales saben que existe corrupción para el robo de los combustibles a los ductos, ya que no se trata de un hecho aislado, pues se necesita de alguien con preparación técnica.

miguel.hernandez@eleconomista.mx