Cancún, QR. A partir del próximo miércoles el municipio de Solidaridad (Playa del Carmen) permitirá de nuevo el libre acceso a las playas públicas, bajo medidas de distanciamiento y con el uso obligatorio de cubrebocas no desechables.  

 

La medida se aplicará pese a que el semáforo se mantiene en color naranja, el cual indica que los arenales deben mantenerse cerrados al público, aunque en los hechos desde hace un mes tanto turistas, como residentes locales han ignorado la restricción y han acudido en grandes cantidades a las playas del municipio. 

 

Patricia Medina, secretaría de Turismo de Solidaridad, informó que recomendarán a los visitantes no usar cubrebocas desechables sino de otro tipo, no exceder grupos de cuatro personas, no ingresar hieleras con alimentos ni bebidas alcohólicas, tampoco se permitirá realizar deportes de contacto, además de una estricta observancia de la sana distancia.  

 

“Los empresarios nos apoyaron y están totalmente de acuerdo en la apertura de playas, pensamos hacerlo del 20 al 30 de agosto, haciendo una apertura por día y ver cómo responde la población. Podrán ingresar grupos de cuatro, no se permitirán alimentos ni bebidas alcohólicas; estar en una distancia de cinco metros mínimo entre un grupo y otro y evitar los deportes de contacto. Cuando ellos escucharon una apertura de playas estuvieron de acuerdo”, dijo.  

 

La funcionaria explicó que no se está regulando un factor en los hechos que ya sucedían desde hace varias semanas, pues pese a las restricciones marcadas en el semáforo anaranjado, la gente ya había comenzado a acudir a las playas, pero a partir del 20 de agosto podrán hacerlo sólo si cumplen con las medidas sanitarias contenidas en una campaña denominada “Libre de brotes”, la cual se difundirá localmente del 20 al 30 de agosto con el propósito de socializar las nuevas disposiciones, cuyo único objetivo es que el acceso a las playas sea ordenado, paulatino y sobre todo seguro. 

  

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, anunció a finales de julio que el cambio del semáforo epidemiológico de naranja a amarillo estaba muy cerca para la entidad, dada la desaceleración en el número de contagios durante la última quincena del mes pasado.   

 

“Les invito a que pongamos especial atención en la zona norte de Quintana Roo, porque estamos cerca de la posibilidad de alcanzar el color amarillo si disminuimos el número de casos, que a su vez genera una disminución en la ocupación hospitalaria”, dijo el mandatario.

estados@eleconomista.mx