Puebla, Pue. El rastro Tipo Inspección Federal (TIF) que la empresa Granjas Carroll de México (GCM) pondrá en operación para noviembre próximo en el municipio de Oriental y que costó 132 millones de dólares, tuvo una inversión adicional de 13 millones para una planta de energía a partir de gas natural.

Tito Tablada Cortés, director de Relaciones Públicas de la firma porcícola, explicó que la planta abastecerá de 13 megawatts al matadero certificado, donde se procesarán 600 cerdos por hora.

Indicó que, debido a la importancia del rastro, apostaron por tener su propio generador de electricidad, cuyo equipo de motores son traídos de Alemania.

Las obras de la planta, explicó, arrancaron a la par del rastro en enero del año pasado.

La planta, destacó Tablada Cortés, produce más de la mitad respecto a los 7.5 megawatts de la recién inaugurada planta de cogeneración de energía eléctrica y térmica útil que se encuentra en su fábrica de Perote, Veracruz, e interconectada con el sistema eléctrico nacional. La inversión fue de 7.8 millones de dólares.

Señaló que la empresa Gas Natural del Noroeste es la proveedora del abastecimiento y es la que tramita los permisos para obtener el paso de servidumbre.

Recordó que esta planta generará 1,150 empleos directos en el corte y empaquetado de la carne.

Asimismo, expuso que determinaron hacer este rastro en territorio poblano porque representa un punto estratégico en la zona centro del país y por su cercanía con la Ciudad de México, cuyo mercado meta estarían buscando a través de las tiendas de autoservicio.

El directivo refirió que al año crían en promedio 1.2 millones cerdos, con un crecimiento de 12%, lo cual realizan en granjas instaladas en nueve municipios del estado, donde laboran 1,300 personas.

El rastro TIF forma parte del proyecto multianual 2015-2021 que tiene Granjas Carroll para la entidad y que comprendía 550 millones de dólares; sin embargo, de esos no se pudieron aplicar 165 millones de dólares que representaban cuatro granjas y una procesadora de alimentos porque un grupo de pobladores se opusieron a los proyectos.

Consumo

El director de Relaciones Públicas recordó que, en México, en comparación con las carnes de pollo y res, el consumo al año per cápita es de 18 kilos anuales, mientras que en China es de 35 kilos y en Europa llega hasta 80 kilogramos, a pesar de ser más barata y nutritiva que la res y pollo.

A nivel nacional, las importaciones oscilan en 840,000 toneladas y la producción anual es de 1.2 millones de toneladas, situación que la empresa porcícola vio como una oportunidad para incursionar en el mercado nacional.