Las ventas de gasolinas en el país llevan una caída de 22% anual en el promedio de los primeros ocho meses del año, al situarse en 569,263 barriles diarios entre enero y agosto. Según información de la Secretaría de Energía, no se observaba un volumen tan bajo desde el 2003.

Independientemente de la situación emergente de reducción en la demanda por las restricciones de movilidad que ha traído el Covid-19, las ventas de gasolina que reporta Petróleos Mexicanos (Pemex) habían comenzado a caer en el país desde 2017. Ese año, se registró una reducción de 3.6% en el promedio de los primeros ocho meses en comparación con el mismo periodo de 2016. En 2018, la caída anual en el promedio entre enero y agosto fue de 1.6% y ya para el 2019, se elevó a 6.2 por ciento.

Por tipo de gasolina, la mayor caída se observa en la regular o Magna, y en el promedio de los primeros ocho meses del año ha tenido ventas de 449,407 barriles diarios, con una reducción de 27% en relación con el mismo lapso del año anterior. Este volumen es el menor para este periodo que reporta Pemex desde 1997 para la gasolina con menos de 87 octanos. La reducción en las ventas de Magna comenzó igualmente en el país desde el 2017.

En el caso de la gasolina Premium con hasta 92 octanos, las ventas en el promedio de los primeros ocho meses del 2020 se situaron en 119,359 barriles por día, con lo que incluso fueron mayores, en 5.2% a las reportadas en el mismo lapso del 2019.

karol.garcia@eleconomista.mx