La rápida adaptación del consumidor para la compra de vehículos en línea y vía telefónica permitió que las distribuidoras de vehículos ligeros presentaran un mejor panorama en ventas de autos durante mayo, a pesar de mantener cerrado los pisos de comercialización por la pandemia del Covid-19, informó Guillermo Rosales, director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

De acuerdo con datos del Inegi, la venta de vehículos ligeros en mayo fue de 42,028 unidades, lo que representó una disminución del 59% en comparación con igual mes del 2019 cuando se vendieron 102,402 unidades. El sector automotor esperaba un panorama más desolador en cuanto a la menor venta de autos en mayo, de hasta 90 por ciento. Sin embargo, ante la inactividad económica y la necesidad del consumidor por adquirir un auto, las empresas procedieron a realizar campañas de comercialización electrónica con promociones, así como la venta a flotillas y el personal de las mismas agencias permitió “un respiro” a la industria.

Aunque abril del 2020 está considerado el mes más bajo en ventas en la historia de la industria automotriz, el dato de mayo también se ubica en niveles marginales del sector, parecido al volumen de ventas que había en 1997.

“La venta de vehículos ligeros en mayo estuvo condicionada por el aislamiento social motivado por la contingencia sanitaria ante el Covid-19 que obligó a las distribuidoras de automotores a cerrar sus pisos de venta”, explicó Rosales.

Esta circunstancia motivó a que sólo se pudieran comercializar vehículos a través de la combinación de canales de venta a distancia (atención telefónica, redes sociales, sitios web) y atención domiciliaria.

Pese a ello, marcas como Toyota, Nissan, Peugeot, FCA, General Motors, Kia, entre otras, hicieron lanzamientos de modelos 2020 para conquistar a sus clientes, así como planes de financiamiento y promociones en la compra.

Dentro de las variables positivas, también contribuyó el registro de venta de flotillas, incluyendo ventas internas entre personal de las propias empresas automotrices.

En el acumulado enero a mayo se han comercializado 373,608 vehículos en México, mientras que en el mismo periodo del año anterior se habían vendido 533,748 unidades, lo que representa una disminución del 30% durante los primeros cinco meses del 2020 contra el 2019.

Guillermo Rosales dijo que la continuidad del cierre de los pisos de venta de las distribuidoras en la mayor parte del país, incluyendo las entidades federativas de mayor venta de vehículos, como es la Ciudad de México, Estado de México y Nuevo León, seguirá impactando negativamente la comercialización de vehículos.

Los distribuidores de automotores mantienen su solicitud al gobierno federal para ser incluidos como parte de la cadena productiva de la industria automotriz y que la comercialización de vehículos sea considerada actividad esencial para poder abrir los establecimientos. “Las agencias automotrices se encuentra preparadas para aplicar protocolos sanitarios que cumplen los Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral”.

[email protected]