El cierre de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se está aproximando cada vez más, de acuerdo con indicios manifestados por funcionarios y fuentes informadas.

Este progreso incluye a las nuevas reglas de origen del sector automotriz, una parte medular de las negociaciones en la que están centradas las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump.

“Hemos avanzado mucho en las reglas de origen en nuestras conversaciones con Estados Unidos y con México y en nuestra conversación trilateral”, dijo Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, a periodistas, luego de una reunión de negociaciones en Washington, DC, según reportó la agencia Reuters.

Una fuente involucrada en las negociaciones y consultada por El Economista informó que las constantes reuniones de los Ministros de Comercio son una señal de que el proceso negociador está en su recta final.

Otra persona al tanto de las conversaciones dijo que es cada vez más difícil que Estados Unidos se salga de las negociaciones o abandone el TLCAN, arguyendo que esa posición tenía las mayores probabilidades de ocurrir semanas o meses antes.

“Creo firmemente, y creo que esta es una opinión compartida por los otros dos países, que las reglas de origen para los automóviles, con un sector automotriz altamente integrado, están realmente en el corazón de la negociación del TLCAN”, destacó Freeland. “Es importante que las personas aprecien que este es un conjunto de temas tremendamente complejo”.

Estados Unidos redujo de 85 a 75% su demanda de valor de contenido regional en las reglas de origen  automotrices, como parte de las negociaciones del TLCAN, informó la semana pasada la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

También la semana pasada se reveló que Estados Unidos había disminuido su pedido de cinco a tres categorías de autopartes, de modo que los componentes más críticos tendrían que cumplir con un umbral de 75%, por debajo de 85% que se buscaba anteriormente, y los países podrían ganar crédito para ese umbral si una pieza fuese fabricada por trabajadores que ganan al menos 15 dólares por hora. En Londres, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que es consciente de los plazos para reformar el TLCAN y que se está implicando lo máximo posible para aprovechar la oportunidad de lograr un “avance significativo”.

Trudeau dijo que las conversaciones están presionadas por el calendario de la elección presidencial en México, así como los comicios de medio término en Estados Unidos.

“Así que hemos visto una oportunidad para lograr un progreso significativo en el TLCAN”, dijo a los periodistas en la Alta Comisión Canadiense en Londres, de acuerdo con Reuters. “Sabemos que tenemos que hacerlo bien. Estamos muy centrados en hacer el trabajo necesario. Como he dicho muchas veces, estamos buscando un acuerdo en el que ganen todos. Vamos a defender los intereses de Canadá de todas las formas”, agregó.

rmorales@eleconomista.com.mx