Las mediciones sobre audiencias de radio realizadas por la empresa INRA en el Valle de México han comenzado a ser auditadas por la Facultad de Ciencias de la UNAM y con base en la norma CIMRA-II que fue desarrollada por el Consejo de Investigación de Medios A.C. (CIM), como una manera de hacer más transparente los datos de share, rating y otros criterios de audiencia de esta casa de medición e investigación en medios electrónicos.

“INRA realiza este nuevo esfuerzo en aras de la transparencia, objetividad, veracidad y profesionalización de la investigación de audiencias en nuestro país, como ya lo ha hecho con la norma previa CIMRA y obteniendo esa certificación durante cinco años consecutivos, siendo la única agencia de investigación en conseguirlo”, dijo la firma en un boletín de prensa.

La norma CIMRA-II supone un esfuerzo de la industria mexicana de la comunicación para regular las investigaciones de audiencias, con el fin de que éstas sean objetivas, transparentes y metodológicamente sólidas.

Por ello “INRA mantendrá informada a la industria sobre los resultados obtenidos del proceso intensivo y extensivo de auditoria con la UNAM”.

Las auditorias con la Universidad Nacional Autónoma de México obedecería además a una larga historia en que los grupos radiofónicos han utilizado los resultados de una y otra firma de análisis para defender sus cuotas de audiencia en el negocio de la radio, lo que ha puesto entredicho al trabajo de las distintas empresas que miden audiencias y por ello también INRA desea dejar claro la transparencia de sus procesos.

Como ejemplo, en mayo de 2018 diversos concesionarios de radio acusaron a otro de manipular a las audiencias con el reparto de dinero. En aquella ocasión se trató de un frente que aglutinó a Grupo ACIR, Imagen Radio, MVS Comunicaciones, NRM Comunicaciones, Televisa Radio y Grupo Radio Fórmula contra Grupo Radio Centro, que negó utilizar una política de ofrecer dinero a cambio de que los oyentes mencionen que escuchan sus estaciones.

Entonces, las empresas de radio utilizaron estudios de INRA, Nielsen-Ibope e Ipsos para contradecir los números de sus oponentes.

INRA anunció entonces que auditaría sus investigaciones de mercado, en tanto que Nielsen exhortó a los concesionarios a no malinterpretar los resultados de rating.

En el caso particular de INRA, esta compañía indicó que sus estudios se realizan con base en 847,000 entrevistas anuales en 55 ciudades de la República, todas comprobables.

kg