El gigante ruso Gazprom, que decidió construir un gasoducto por Turquía tras abandonar el proyecto South Stream hacia Europa, advirtió este miércoles a la UE que tendrá que suministrarse por su cuenta en este país cuando concluya la construcción.

"El gasoducto Turkish Stream constituye el único itinerario por el que se suministrarán los 63,000 millones de m3 de gas ruso que transitan actualmente por Ucrania. No hay otra alternativa", dijo el presidente del grupo, Alexei Miller, citado en un comunicado al término de una entrevista con el nuevo vicepresidente de la Comisión Europea encargado de la energía, Maros Sefcovic.

erp