Tratando de mitigar una campaña en las redes sociales que llama a los mexicanos a no consumir productos estadounidenses, Starbucks salió a defenderse diciendo que desde su llegada al país ha invertido millones de dólares y creado más de 7,000 puestos de trabajo.

La popular cadena de cafeterías dijo también en un comunicado que su marca en México es propiedad del operador de restaurantes Alsea, "una empresa 100% mexicana".

Aun así, el hashtag #AdiosStarbucks se convirtió en tendencia en Twitter a principios de esta semana. Los usuarios de las redes sociales también han instado a los mexicanos a boicotear empresas estadounidenses como McDonald's, Wal-Mart y Coca-Cola.

Alsea opera más de 560 cafeterías en el país, lo que representa una inversión de alrededor de 5,000 millones de pesos (239 millones de dólares) dijo Starbucks, añadiendo que sus tiendas alrededor del mundo consumen granos de café arábica cosechados en Chiapas.

Las acciones de Starbucks se hundieron el viernes un 4.0%, su peor caída en más de nueve meses, mientras que los títulos de Alsea ganaron en la bolsa mexicana un 2.3 por ciento.